•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Residencial Las Delicias se encuentra ubicado a la altura del kilómetro 9 de la Carretera Norte, de la entrada a Las Mercedes, 1 kilómetro al norte y 200 metros al este. Esta es una urbanización que da cobijo a personas de clase media, sus pobladores cuentan con agua, luz, teléfono, internet, cable, calles pavimentadas, está arborizado y cerca de escuelas, supermercados, acceso a rutas de transporte colectivo, posee área comunal y área verde, aguja de seguridad y garita de control.

La urbanización tiene más de 5 años de existir, la construcción de las viviendas estuvo a cargo de la empresa Inmuebles Nicaragüenses, S.A. (Innicsa), a quienes les interesa promover, desarrollar y administrar proyectos habitacionales de distintos niveles económicos.

Mal olor en el ambiente

Los habitantes del residencial, en años anteriores mostraron su malestar ante los medios de comunicación, con la empresa encargada de vender las viviendas, porque supuestamente no les advirtieron de que en la zona se siente un fuerte mal olor proveniente de la planta de tratamiento de aguas residuales cercana al proyecto.

Rafael Ramos Gutiérrez, habitante, dijo que el mal olor persiste en la urbanización, con la diferencia de que ahora se siente menos que en años anteriores, aunque persiste y se ha convertido en un problema que no saben a quien reclamar, según dicen algunos vecinos afectados.

“Los pobladores metimos cartas al Inafor y a la Alcaldía de Managua planteando la situación del mal olor. Las instituciones nos dieron respuesta e investigaron por varios días el problema, luego nos dijeron que la fetidez disminuiría cuando los árboles que estaban alrededor de la planta de tratamiento crecieran; hasta el momento queremos creer que eso es lo que está pasando”, dijo Ramos.

Ramos también manifestó que el hedor adquiere mayor intensidad en los meses de agosto y septiembre, esto porque las lluvias alborotan las aguas estancadas, a lo que también contribuyen los fuertes vientos que se producen en verano.

“A la misma empresa creo que le ha servido que el mal olor haya disminuido, ya que me imagino que las ventas les bajaron bastante por las constantes quejas y reclamos públicos que realizábamos los habitantes”, explicó Ramos.

Poza convertida en cauce

En tanto, Jacqueline Trujillo Flores, pobladora, comentó que a un costado del residencial hay varios metros de agua estancada, putrefacta y llena de basura. En años anteriores en ese lugar funcionaba una poza donde algunas personas llegaban a bañarse, pero con el pasar de los años se convirtió en una especie de cauce.

“Los representantes del proyecto dijeron que iban a tapar y construir un puente sobre ese punto, pero hasta el momento no lo han hecho, aparentemente están esperando realizar otra urbanización vecina para cumplir con su palabra, mientras tanto tenemos que aguantarnos”, dijo Trujillo.

Este vecino comentó que ese punto está creando un serio problema en el residencial, ya que está funcionando como un criadero de zancudos, lo cual puede generar problemas de salud a los pobladores, en especial a los niños.

“Es una barbaridad la cantidad de insectos que hay por las noches, son "nubes" las que nos invaden, el lugar es bonito, pero los zancudos son insoportables, esta situación puede terminar mal, ya que se podría desatar una epidemia de dengue en esta zona”, finalizó Trujillo.

 

Origen del residencial

La urbanización Las Delicias es construida por Inmuebles Nicaragüenses, S.A. (Innicsa), que trabajó con fondos del Instituto del Seguro Social (INSS) y con la banca privada, que financian viviendas de interés social.

 

"Aquí hasta se metía ganado de unas fincas vecinas, pero este problema fue solucionado por el proyecto al instalar una cerca de alambre de púas".

Rafael Ramos Gutiérrez
Habitante