•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El sector capitalino ahora conocido como barrio Venezuela, primero se llamó barrio Meneses, esto porque el dueño de los terrenos era un militar del gobierno de Somoza que llevaba ese apellido. Antes de que Managua fuera destruida por el terremoto de 1972, comenzaron a vender esos terrenos y la gente de todas partes de la capital empezó a asentarse en los lotes, poco a poco. En ese entonces las condiciones del lugar eran precarias, pues la luz eléctrica, caminos y agua, no existían ahí.

Sin embargo, el lugar comenzó a poblarse y a convertirse en barrio a pesar de todos esos inconvenientes, y fue después uno de los primeros en llegar a contar con todos los servicios básicos primarios. Así, las primeras líneas eléctricas que tuvo el barrio “Carlos Aguirre” (vecino de la Nicarao) fueron llevadas desde el barrio Venezuela, las cuales consistían en líneas de finos hilos de alambres de cobre que permitían una iluminación débil… pero la tenían.

En tanto el agua, que es un bien preciado, en esa época lo era aún más, pues el vital líquido utilizado por los pobladores del naciente barrio se tenía que conseguir en un pozo ubicado en un punto conocido como “El Ceibón” (árbol que aún existe y es una referencia), donde se llenaban baldes y barriles, luego los trasladaban en carretas, propias o alquiladas, hasta sus viviendas.

Más de medio siglo después, el barrio Venezuela es una zona que posee viviendas de buena estructura y línea arquitectónica, las casas se encuentran distribuidas en cuadras y calles urbanísticamente definidas y cuenta con 4 calles principales, que en su mayoría se encuentran en magníficas condiciones, ya que hace poco tiempo en por lo menos dos de ellas se hicieron trabajos de recarpeteo por parte de la Alcaldía.

Vigilancia y cobros de luz

Dos son los problemas que dicen tener los habitantes de este populoso barrio: la falta de vigilancia, y los altos cobros por la energía, que reciben cada mes.

Como en muchos otros barrios de Managua, los residentes del Venezuela se quejan por el servicio de energía que se les brinda, ya que sin que la zona sea de clase media alta, los cobros que reciben son altísimos, por lo que consideran que dicha situación es alarmante para sus economías. Muchos de los habitantes de este barrio se han abocado con sus reclamos ante la compañía encargada, con resultados negativos.

Tal es el caso de María de la Concepción Ortiz, habitante del Venezuela, quien comentó que en su casa siempre recibían facturas de luz de entre 150 y 200 córdobas, cobro que miraba justo porque solo cuenta con un pequeño televisor y cuatro bombillos ahorrativos, y asegura no poseer otros electrodomésticos.

“Con esa tarifa estaba tranquila, pero luego vino Unión Fenosa, me cambió el medidor y lo fueron a poner en la punta de un poste de luz junto a otro montón de medidores, y desde entonces, el cobro energético me ha aumentado; ahora me sale de 500 a 600 córdobas mensuales, y yo no puedo pagar eso porque soy una persona sola, de pocos recursos, además soy de la tercera edad y ya se me dificulta trabajar”, se quejó Ortiz.

“También fui a las oficinas de Fenosa para ver si podían rectificar el cobro, y me dijeron que un agente nos visitaría en 3 días. Dicha persona nunca llegó y 5 días después recibí un papel indicando que debía pagar toda la cuenta, eso no es justo porque no cumplen con lo que dicen, solo nos agarran como dundos”, finalizó Ortiz.

Delincuentes acechan

Por su parte, Veruzca Morales, habitante, dijo que la delincuencia se ha incrementado en el barrio, ya que los pandilleros de “Villa Candil” y propios del sector, cometen asaltos a toda hora del día, la mayor parte del tiempo se mantienen en una esquina donde está el puente que une a “Villa Candil” con el barrio Venezuela.

“Aquí estos antisociales roban a toda hora del día, no les importa si sus víctimas son del mismo barrio o gente que va de paso, lo único que les interesa es conseguir dinero para las drogas que consumen, además quiebran las luminarias para asaltar a sus anchas en horas de la noche”, señaló Morales.

Por su parte Carmen Paz Flores, habitante, dijo que lo necesario en el barrio es corregir el accionar delictivo, ya que estos actos han llegado a niveles alarmantes y los jóvenes caminan armados con pistolas o armas blancas. Ya se han producido muertes sin esclarecer hasta hoy.

“A esto se le une que siempre están entrando motociclistas de otros lados a realizar atracos en la zona, o sea que los pobladores estamos siendo atacados por antisociales externos e internos, por ejemplo ya uno no puede andar el celular en la mano, porque esos objetos son sus preferidos y los maleantes despojan al que ven con uno”, dijo Paz.

“Pedimos a la Policía Nacional un accionar más constante, que realice patrullajes en este barrio, ya que la delincuencia está incidiendo mucho en el lugar y los pobladores estamos cansados de vivir con temor al asalto, al robo en nuestras casas, es necesario que la Policía ponga el orden”, pidió Paz.

 

"Queremos que la Policía ponga mano dura con los delincuentes, pues están alterando el orden a todas horas del día; ya no se les aguanta".

Veruzca Morales

Habitante

 

"Es necesario que la Policía patrulle más el lugar, ya que hasta los motorizados de otros lados están viniendo a robar y agredir a la gente".

Carmen Paz Flores

Habitante