•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El barrio “José Isaías Gómez” fue el primer proyecto de vivienda social que se edificó tras el triunfo de la Revolución en 1980. El mismo se ubica en el Distrito Uno de Managua. El lugar fue un antiguo asentamiento caracterizado por la pobreza extrema, y en los años sesenta y setenta fue utilizado como el basurero de varios residenciales de Managua.

Anteriormente el barrio fue conocido con el nombre de La Rebusca. Dichos terrenos eran dos fincas que llevaban los nombres Coyolito y Santa Isabel. En estos puntos la gente se tomó los terrenos e instalaron sus viviendas. El sector está conformado por cuatro calles secundarias y dos principales, además posee alrededor de 700 casas dentro de sus límites.

Con el tiempo el barrio se fue transformando, con construcciones de mejor calidad con el financiamiento del Banco de la Vivienda de Nicaragua, Bavinic.

Las personas que vivían o viven en este lugar fueron beneficiadas con la aprobación de la Ley de Condonación de Adeudos de 1988, que permitió se condonaran las deudas que los compradores de viviendas en las colonias o repartos populares de Managua, tenían con el Bavinic.

Actualmente el barrio cuenta con una escuela, cancha deportiva, áreas verdes, parqueos, parque infantil y un centro de salud a donde acuden la mayoría de sus pobladores.

En tanto, la Alcaldía de Managua, en su Tabla de Impuestos sobre Bienes Inmuebles (IBI) del 2012-2013, estableció la zona como un lugar de “clase media”.

Luz es impagable

Los pobladores del “José Isaías Gómez” expresaron a un equipo de El Nuevo Diario que los cobros en los recibos de luz del sector son totalmente exagerados, porque los habitantes no poseen muchos electrodomésticos.

“Entre mi esposa y yo ganamos 9,000 córdobas, y la luz sale de 6,000. ¿Cómo vamos a hacer para comer, pagar estudios de nuestros hijos y pagar el agua, si los encargados de la compañía eléctrica nos están estafando? Solo estamos trabajando para darles de comer a ellos”, dijo César Artola Rodríguez, habitante de dicho barrio.

Agregó que nadie de la zona quiere estar ilegal con el servicio eléctrico, pero si los cobros siguen subiendo todos se verán en el penoso caso de no pagar los altos recibos, los cuales consideran injustos.

Droga y delincuencia

Uno de los principales problemas en el barrio “José Isaías Gómez” es el florecimiento de expendios de drogas, los que han comenzado a proliferar en callejones del sector, ocasionando el incremento de huelepegas y vagos en las calles, lo que a su vez trae consigo el aumento de la delincuencia.

César Artola Rodríguez, habitante del lugar, dijo que la delincuencia ha crecido junto con los expendios, provocando que en horas de la noche el sector se vuelva peligroso, porque los antisociales se ubican en las esquinas del barrio, para hacer de las suyas.

“Aquí la Policía viene a patrullar, agarran a los tipos que andan delinquiendo pero luego, a los dos días, los sueltan, y en cuanto salen vuelven a al barrio para continuar cometiendo fechorías. Es necesario que la Policía venga a patrullar más a menudo y brinde una mayor seguridad”, dijo Artola.

Por su parte Reyna García Mercado, vecina del lugar, comentó que la zona no enfrenta problemas de racionamientos de agua y tampoco cortes de luz, sino que el problema principal es la delincuencia en todos sus sentidos.

Señaló que jóvenes de todas las edades se instalan en las esquinas del barrio a consumir drogas y cuando están bajo los efectos alucinógenos, comienzan a alterar el orden y a cometer robos en todo el sector.

“En los alrededores de la UCC (Universidad de Ciencias Comerciales), los estudiantes son víctimas de estos delincuentes juveniles, quienes los despojan de sus celulares, y si les da tiempo, de todas sus pertenencias. Además, (los antisociales) viven espiando a la gente que se encuentran en sus casas, para incursionar a las viviendas cuando estas quedan solas”, apuntó García.

La basura, otro problema

Por su parte Ninoska Hernández, quien también habita en el sector, afirmó que la basura es otro de los problemas que enfrentan, pues el camión recolector no se lleva todos los sacos de basura y más bien riegan los desperdicios por todos lados.

“Siempre hacen lo mismo; los pobladores sacamos los sacos de basura los días que pasa el camión recolector y ellos no se los llevan. Hasta los dejamos amontonados en una esquina para que les resulte más fácil y no lo hacen”, explicó Hernández.

Colegio deteriorado

Pobladores del barrio “Isaías Gómez” indicaron que en los alrededores del centro de salud no han instalado alumbrado público, por tal razón, los asaltos ocurren casi a diario. Además, el colegio República de Italia necesita mantenimiento.

 


"Se necesita que los trabajadores de la Alcaldía que andan en los camiones recolectores hagan bien su trabajo, ya que no se llevan todos los sacos de basura del barrio".

Ninoska Hernández
Habitante


"Se le hace un llamado a la Policía Nacional para que venga a dar mayor patrullaje al “Isaías Gómez”, ya que la delincuencia aumentó considerablemente".

César Artola Rodríguez
Habitante