•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El problema con las alcantarillas de Managua es de nunca acabar. Se puede constatar con solo realizar un pequeño recorrido por las calles de la capital que muestra cómo algunos de estos drenajes están obsoletos y su funcionalidad en realidad es nula.

Malos olores, acumulación de agua putrefacta, basura, zancudos y hasta guarisapos, es lo que generan algunas alcantarillas de Managua, que se alejan por completo del propósito para la cual fueron instaladas.

Quienes viven, trabajan o pasan por los lugares más críticos donde están los tragantes y alcantarillas expresaron preocupación ante un posible brote de enfermedades y la contaminación del aire que respiran con las aguas servidas muy cerca de la puerta de sus viviendas o negocios.

Nuestro corto recorrido inició de los semáforos de Larreynaga 1 cuadra arriba y media al lago, en ese lugar la basura atiborra el interior de una alcantarilla, situación que además de generar posibles enfermedades para los habitantes de la zona, provoca que el agua se rebase y lo que origina una pequeña laguna de agua fétida. “Este problema con las alcantarillas es viejo, los pobladores llamamos y llamamos a las líneas de Enacal para que dé solución en estos puntos y ni siquiera dignan asomarse, nos tratan como que fuéramos unos intrusos que no pagamos impuestos porque nos dicen que vendrán a componer y jamás aparecen”, dijo Marco Solórzano Luna, habitante del sector.

Laguna de lodo y basura

Señaló que cuando llueve fuerte, toda la calle se llena de agua formando una laguna de lodo y basura, además, muchas veces el agua llega hasta el borde de la cuneta, lo que amenaza que las corrientes entren a las casas del sector.

“Prácticamente estamos conviviendo con el agua sucia siempre, necesitamos que las autoridades correspondientes hagan algo y solucionen este inconveniente que tenemos los pobladores del sector”, manifestó Solórzano.

Comentó que el beneficio no sería solo para la comunidad, sino que también favorecerá a las personas que transitan en vehículos y motocicletas, pues cuando pasan por el lugar lleno de agua, siempre hay autos que se quedan atascados y por supuesto los motorizados ponen en riesgo su vida.

Otro ejemplo y “boleo”

Por su parte, Lorena Rodríguez de Roda, dijo que un drenaje a la par de su negocio, ubicado exactamente de donde es el Ministerio de Defensa, 1 cuadra al lago, en el Mercado Oriental, está afectando considerablemente las ventas en su negocio, porque el agua impide el paso de las personas hasta el sitio donde despacha. Señaló que en estas aguas estancadas proliferan los guarisapos, zancudos y además se genera un fuerte mal olor, lo que puede llegar a perjudicar la salud de los compradores y a la población en general.

“En repetidas ocasiones nos hemos comunicado con Enacal y esta institución nos dijo que esos drenajes son responsabilidad de la Alcaldía de Managua porque a ellos lo único que les corresponde atender son las alcantarillas redondas”, dijo Rodríguez.

“Por este problema mis ventas han bajado, es algo lógico que eso pase, por eso pido a la institución encargada que venga a dar solución a este problema porque esta situación es insoportable”, finalizó Rodríguez.

Oficina vacía

Un equipo de El Nuevo Diario se presentó a la oficina de Comunicación de Enacal para hablar de esta problemática con su encargada Maritza Tellería, pero su secretaria, como en otras ocasiones, dijo que no se encontraba porque acudió a una reunión y que no sabía a qué hora regresaba

 

"Pedimos que Enacal venga a solucionar el problema con la alcantarilla, esta situación es vieja y desde hace mucho se les ha notificado".

Marco Solórzano Luna

Habitante de Larreynaga

 

 

"Estoy perdiendo clientela por el agua estancada, además, el agua se mete en el interior de mi venta y esta agua es podrida, necesito una solución inmediata".

Lorena Rodríguez de Roda

Comerciante