•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La basura y el desorden en la terminal de buses ubicada en el costado sur del mercado “Roberto Huembes”, sigue siendo uno de los principales retos de la administración del populoso centro de compras.

La terminal, que consta de un edificio de dos pisos, fue liberada hace un par de años de varios bares y prostíbulos que aumentaban la delincuencia en ese punto. Como el lugar quedó vacío, un grupo de comerciantes pidió al Concejo de Managua la construcción de tramos para los vendedores ambulantes. El proyecto fue aprobado en ese momento, pero es la fecha y los módulos no han sido terminados.

La obra incluye la construcción de 24 espacios que serán vendidos en US$4,000, los que tienen dimensiones de 12 hasta 22 metros cuadrados, según explicó el administrador de la terminal, Carlos Jarquín Ortiz, quien agregó que el proyecto no se ha terminado por falta de presupuesto.

Jarquín comentó que la terminal es una de las más seguras de la capital, pues la Policía instaló una preventiva móvil en las inmediaciones, logrando reducir los índices delincuenciales que en algún momento azotaron el sitio.

Sobre la basura, señaló que también se mantiene “controlada”, ya que dos carretones enviados por Commema llegan a limpiar las calles en horas tempranas de la mañana, y también lo hacen por la tarde. Por otro lado, dijo que el sistema de drenaje está funcionando y no se han dado problemas.

Comerciantes no piensan lo mismo

Sin embargo, Lorenzo José Hernández, trabajador de una de las cooperativas de buses, dijo que el lugar es un completo desorden, porque los automotores se estacionan donde quieren, y, además, atrasan el tráfico interno de la terminal.

“La administración actual es muy floja, algunos choferes se estacionan donde les da la gana, a vista y paciencia de la Policía, deberían poner un alto a esta situación y controlar más a estas personas”, aseveró Hernández.

Fernando Barberena Bustamante, trabajador de un bus, manifestó que en la entrada de acceso, diariamente se pueden observar filas de vehículos que atrasan, lo que es un serio problema.

En tanto, Hugo Morales Zambrana dijo que otro problema es la basura acumulada en todas las calles, la que genera un mal aspecto para los viajeros, además de ser un peligro para la salud.

Faltan recipientes

“Aquí ni se les ha ocurrido instalar basureros pequeños para que la gente deposite los desperdicios, por todo el lugar se encuentran las bolsitas plásticas y los desechos de comida, frutas y verduras, es necesario que hagan algo para eliminar la basura del lugar”, indicó Morales.

Para Enrique García Duarte, un usuario, el desorden que han provocado los vendedores dentro del edificio de la terminal es terrible, además, a pesar de cierta presencia policial, no se puede caminar sin el temor de ser asaltado.

“Deberían dejar esa instalación únicamente para lo que fue construida y no para vendedores, ojalá que la administración del mercado se amarre los pantalones y pongan orden y seguridad de una vez por todas”, dijo García.

“También deberían reubicar a todos los comerciantes de verduras que están a la orilla del mercado, ya que da vergüenza y asco, debido al desaseo. La basura se ve por cualquier lado”, finalizó García.

 

Como Tres en uno

Azucena Sequeira Rocha, también usuaria de transporte, manifestó que además de ordenar la terminal, deberían pintarla, poner luminarias y recarpetear las calles, porque los buses deterioran rápidamente el asfalto.

 

"El desorden es visible en esta terminal, porque muchos conductores se estacionan donde les parece".

Lorenzo José Hernández.

 

"Deberían instalar recipientes para desechos porque la terminal es un asco, por todos lados se pueden observar desperdicios".

Hugo Morales Zambrana.

 

"Gracias a la estación móvil de la Policía los asaltos han disminuido, así que las personas que usan la terminal tienen seguridad".

Carlos Jarquín Ortiz

administrador del lugar.

 

 

VENTAS OBSTACULIZAN

La venta ambulante de refrescos y de otros alimentos para los viajeros de la terminal del Huembes se ha ubicado en el espacio entre los buses, interfiriendo el paso de los usuarios.