•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el barrio “Oswaldo Manzanares” donde por años las calles han estado sin pavimentar y que en época de lluvias el acceso es complicado para los vehículos e incluso para los peatones, la Alcaldía de Managua realizó un proyecto de una vía alterna para mejorar el tránsito por el lugar.

Dicho barrio se encuentra ubicado cerca de los semáforos del Dancing, y limita con el Hospital Alemán-Nicaragüense.

La vía alterna construida por la Alcaldía de Managua comprende 4 mil 733 metros cuadrados de asfalto, equivalentes a ocho cuadras, y dos cuadras con sus respectivas cunetas y andenes.

La obra sirve para descongestionar el tráfico vehicular en la calle principal del Hospital Alemán Nicaragüense y después de concluida, este punto del centro hospitalario quedó solamente de una vía.

La nueva obra de progreso que beneficia a más de 7 mil habitantes del sector, se ejecutó con una inversión aproximada de tres millones 831 mil córdobas.

Luego de la realización del proyecto, el tráfico en dicho sector es más fluido, además agiliza el ingreso de las ambulancias y vehículos particulares al centro asistencial.

Rosa López López, pobladora del lugar, dijo que todos los habitantes están satisfechos con la vía alterna que pavimentó la Alcaldía, sin embargo, solicita que coloquen reductores de velocidad, pues por ahí transitan buses, taxis y vehículos particulares a alta velocidad, y en el sector hay muchos niños.

“Todos los pobladores estamos de acuerdo en que instalen reductores de velocidad, pues la calle es bastante angosta pero muy transitada por buses y camiones. Estos pasan a toda velocidad y no les importa que haya niños a la orilla de la vía; no tienen precaución”, apuntó López.

Solo en vías principales

Pobladores del barrio aseguraron que los avances en las calles que ha ejecutado la Alcaldía solamente han incluido las vías principales pero ha olvidado las calles secundarias de la zona, las cuales albergan la mayor cantidad de habitantes.

Mario Saballos Paniagua, habitante del “Oswaldo Manzanares”, dijo que los avances nunca han llegado al sector de la iglesia, donde además se encuentra un campo donde se practica el béisbol, y una cancha de baloncesto.

“En este punto del barrio jamás han recarpeteado, siempre ha sido de tierra. Ya se ha planteado el proyecto a la Alcaldía y nunca se nos ha resuelto nada. Las calles buenas son las principales; creo que esto es injusto, porque todos tenemos derecho a los proyectos de mejoramiento”, comentó Saballos.

Agregó que en época de invierno las calles son prácticamente potreros, pues el lodo y los charcos se apoderan del barrio, mientras en el verano es el polvo el que causa estragos.

Delincuencia y drogas

Pobladores del lugar, quienes no quisieron ser identificados por temor a represalias, dijeron a El Nuevo Diario que la delincuencia está presente en los alrededores de la cancha y de la iglesia en horas de la noche.

Añadieron que en dicho punto, a partir de las nueve de la noche, grupos de antisociales llegan a tomar licor y consumir estupefacientes para posteriormente cometer actos delictivos contra las personas que transitan a altas horas de la noche, también se introducen a las viviendas cercanas para arrasar con los enseres domésticos.

“Esto en gran medida se debe a que en el sector hay expendios de droga. Creemos que la Policía debería venir al barrio y desarticular esas casas que venden marihuana y piedras (de crack), pues son los culpables del delirio de estos jóvenes. Además que eso atrae a vagos de otros lados”, expusieron los habitantes.

Se quejan de cobros

En tanto, María Mendoza García y su hija Marinéala Torrez Mendoza, habitantes del barrio, dijeron que muchos de los pobladores resienten los altos cobros de luz a los que son sometidos, problema que ocurre desde hace pocos meses.

Madre e hija aseguraron que en su vivienda solo hay cuatro bombillos ahorrativos y un televisor, por lo que no saben a qué se deben los cobros de entre 800 y 1,300 córdobas que todos los meses llegan reflejados en sus recibos.

“Necesitamos que las autoridades correspondientes vengan a revisar nuestra situación, ya que no tenemos muchos artefactos eléctricos como para sufrir ese agobiante incremento en la tarifa de la energía”, dijeron Mendoza y Torrez.

 

"Necesitamos que en la vía alterna que construyó la Alcaldía, instalen reductores de velocidad lo más pronto posible, porque los conductores no son precavidos con los niños del sector".

Rosa López López

Habitante

 

"Es cierto que la luz ha subido mucho en el barrio, la verdad esto está ocurriendo desde hace pocos meses, muchos estamos sufriendo incrementos".

María Meza

Habitante

 

 

Piden reductores

En el punto donde se construyó la vía alterna en el barrio “Oswaldo Manzanares”, muchos pobladores piden que se instalen reductores de velocidad, porque los vehículos transitan por ahí a altas velocidades y eso es muy peligroso para los niños que habitan en el sector.