•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al conductor de taxi, David Centeno, le cuesta poco más de C$4,000 al año mantener su documentación en regla con la Alcaldía de Managua, para poder trabajar; eso sin incluir el pago del seguro profesional que le exige la Ley de Tránsito. Para los taxistas “piratas” los costos son sustancialmente menores.

“Unos trabajamos legal y otros lo hacen sin la legalización respectiva. Esto nos afecta porque además de los costos de operación tenemos los pagos de impuestos a la Alcaldía de Managua, mientras ellos no lo hacen”, alega Centeno.

Según datos del Instituto Regulador del Transporte del Municipio de Managua, Irtramma, de los 12 mil taxis registrados en la capital, 10,600 anualmente renuevan su permiso de operación.

En tanto la Federación de Taxis del Municipio de Managua, Fenicootaxma, tomando en cuenta solo a los taxis activos, reporta que la proporción es de dos piratas por cada diez taxis legales.

Afecta ganancias

El taxista Henry Silva destacó que no se trata de tomar cualquier vehículo y meterlo a taxi, pues esto lleva un proceso, cumplimiento de requisitos y costos.

“Aun así, de una o de otra manera trabajan aquí, ellos nos hacen el contrapeso y nos merman el ingreso. Comprar un taxi con todos sus papeles me costó 3 mil dólares”, comentó Silva.

Para el profesional del volante Carlos Bolaños, tanto los piratas como las caponeras, que no respetan sus corredores, ejercen una competencia desleal, afectándoles el negocio que – aseguran-- cada día es más duro de mantener.

Por toda la capital

Reynaldo Bermúdez Zelaya, presidente de Fenicotaxma, alega que los piratas están en 98 puntos identificados en la capital, según información del gremio.

“Los encontramos en el Mercado Oriental, paradas de buses El Zumen, Las Brisas entrada al barrio La Fuente, la entrada al Mercado “Iván Montenegro”, en centros comerciales como Galería Simán, Metrocentro, Las Américas y Plaza Intercontinental”, detalló el directivo, demandando mayor control por parte de las autoridades correspondientes como la Policía de Tránsito y la municipalidad.

“Por otra parte está la seguridad del usuario, pues cualquiera le puede poner un rótulo de taxi a un vehículo y en realidad está delinquiendo. Son cosas que se deben regular”, apuntó.

Al consultarle a un inspector del Irtramma, que solicitó omitir su identidad, por qué no sacan de circulación a los taxistas ilegales, respondió que no estaba autorizado para estar tras ellos.

 

Multa por ser ilegal

Entre las violaciones a las normas de admisión al tráfico estipuladas en la Ley 431, para el “Régimen de circulación vehicular e Infracciones de tránsito”, en su artículo 54 se especifica que prestar servicio de transporte público sin la debida autorización representa una multa de C$320.

 

¿Cómo identificarlos?

Los taxis poseen una serie de características estipuladas por la Alcaldía de Managua para la plena identificación del vehículo, mientras los piratas solo las simulan o no las poseen:

 

Legales

La cromática o franja blanco y negro, o amarillo y negro, en ambos lados del vehículo.

Números de placa (7 pulgadas) en el valijero del taxi y a ambos lados, en las puertas.

Logo de la cooperativa en la puerta lateral.

El escudo de la Alcaldía de Managua.

Placa con franjas rojas y centro blanco.

Leyenda “Individual”, cuando no está cooperativizado.

Torre lumínica amarilla

Circula por turnos, según número de placa.

 

Piratas

Placa particular.

Sin cromática.

Sin rotulación.

Torre lumínica.

Circula principalmente en la noche.

 

 

Cantidad de piratas

2,000 (aproximadamente) en Managua.

18.8 piratas por cada taxi legal.

98 puntos que más frecuentan.

 

*Datos Fenicootaxma.