•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Fe\. La tradicional bajada de la Sangre de Cristo en Viernes de Dolores que se realiza en la Catedral de Managua, fue alterada por el sismo 6.6 grados que ayer sacudió al país en horas de la tarde. El susto provocó la evacuación de centenares de fieles que ayer participaban de la actividad religiosa.  “Salgan por favor… Salgan por favor que sigue temblando”,  dijo  el padre Héctor Treminio desde el altar mayor. Al volver la calma, varios creyentes pidieron por el cese de los sismos.

 

Desalojan Catedral de Managua por sismo

“Salgan, por favor… Salgan, por favor que sigue temblando”, dijo el padre Héctor Treminio desde el altar mayor de la Catedral de Managua a los centenares de fieles que la tarde de este Viernes de Dolores participaban de la tradicional bajada de la Sangre de Cristo.

Acto seguido, el párroco de la Catedral manifestó que la orden de desalojar el principal templo de los católicos capitalinos fue en atención a las recomendaciones de las autoridades de socorro.

“Está bien que seamos personas de fe, pero no debemos ser imprudentes”, recomendó el religioso a quienes se resistían a salir del templo y permanecían aglomerados en torno a la venerada imagen de la Sangre de Cristo.

Iniciaba la procesión

El sismo de 6.6 grados en la escala de Richter de este viernes de Dolores, se sintió justamente en el momento en que iniciaba la procesión del vía crucis dentro del templo.

Mientras el padre Treminio insistía en pedir a los fieles que salieran de la Catedral, en las afueras fue notorio observar cómo personas de distintas edades elevaban su mirada al cielo implorando al Señor que cesen los temblores.

Al momento del movimiento telúrico, ninguno de los devotos de la Sangre de Cristo se movió de sus lugares, y solo se escuchó comentar entre la multitud: “Está temblando… sigue temblando”.

El terremoto del jueves rompió un cristal del ventanal de la capilla del Santísimo, que está ubicada en la parte noreste de la Catedral, confirmó el padre Héctor Treminio.