•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con las mochilas llenas o cargando maletas, quien pudo se movilizó desde muy temprano en busca de una ruta interurbana, para salir de la capital. Según afirmaron, la tranquilidad de ponerse a salvo lejos de la actividad sísmica, fue su principal motivo.

150414 dañosEn las terminales de buses frente a la Universidad Centroamericana, UCA, se observó a varias amas de casa con niños, que se dirigían a Carazo, Granada, León o Masaya.

Ellas expresaron que preferían alejarse de la capital porque la situación en la ciudad se presenta muy tensa. Una de ellas era Carmen Gutiérrez, quien acompañada de sus nietos se dirigía hacia Jinotepe, a casa de familiares.

“No queremos que los niños sigan sufriendo la angustia que se vive ahorita aquí en Managua”, expresó la señora.

Por su parte, transportistas de la terminal de la UCA dijeron que trabajarán normal toda la semana, aunque para el Jueves y Viernes Santo anunciaron que reducirán a un 50% la flota de transporte.

Orlando Castro, estudiante de Medicina, comentó que aprovechando que las clases están suspendidas, con su mamá y su hermana decidieron salir hacia Jinotega, donde tienen familiares, y de esa manera descansar de la angustio que ocasiona la amenaza de un terremoto mayor a los ocurridos en los últimos días.

Se fueron de mañana

De acuerdo con Mario José Juárez, operador de la Cooperativa de Transporte de Carazo, en horas de la mañana en la parada de buses interurbanos del Mercado “Roberto Huembes” se observó gran afluencia de pasajeros.

“Estuvo bueno en la mañana, salió bastante gente. Luego por la tarde bajó, fue raro porque en comparación con otros años la cantidad de gente se redujo”, comentó Juárez.

Para Luis Morales, que viaja a Estelí, la situación en la parada de La Subasta es similar: “Desde el sábado viene saliendo la gente. Será que tienen miedo por los temblores”, comentó.

Morales, además, mencionó que no nota el mismo movimiento de nicaragüenses residentes en Costa Rica que aprovechan las vacaciones para visitar a su familia, lo cual atribuyó al temor que provocan los sismos.

Una de las viajantes del lunes era la joven Katherine Valenzuela, quien dijo vivir en Somoto y que por asuntos personales tenía tres días en Managua. Estaba ansiosa por regresar a su tierra. “Estaba en una casa allá por Petronic, y anoche me dio mucho miedo cómo tembló. Me siento bien porque voy de regreso a mi casa”.

Afectaciones

El secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, informó que 21 viviendas resultaron afectadas en todo el departamento de Managua a consecuencia del sismo del domingo.

Moreno indicó que se contabilizaron 7 viviendas con daños severos en Mateare y Los Brasiles. Agregó que también se dañaron las estructuras de 5 casas en Ciudad Sandino, 9 en el municipio de Managua, donde además se reportaron dos personas heridas leves.

Entre otras acciones, la Alcaldía ha demolido 22 edificios y se ubicó a aproximadamente 800 personas en los centros de albergue. La municipalidad tiene activas brigadas para dar atención a las familias que se encuentran durmiendo en la calle por temor.

A pesar de la atención a las personas afectadas, un grupo de 13 familias que habitaban en un antiguo edificio de dos plantas que sobrevivió al terremoto (1972), en el barrio 19 de Julio, decidieron autoevacuarse, aunque el Sinapred dijo que no corrían peligro.

 

"Nos vamos por el calor, por los temblores, pero más que todo por los niños, para tenerlos seguros y tranquilos".

Carmen Gutiérrez, habitante de Managua