•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Entre el 30 y el 40 por ciento de las estructuras del casco urbano de la ciudad de Managua resultarían afectadas si ocurriera un sismo de gran magnitud, debido a las malas prácticas constructivas. Ante la amenaza, se sugiere a la población revisar las estructuras de sus casas.

La recomendación fue hecha por el arquitecto Francisco Mendoza Velásquez, magíster en Asentamientos Humanos y Medio Ambiente, docente de la Universidad Nacional de Ingeniería, tomando en cuenta los resultados de los estudios realizados en los tipos de construcción en la capital.

Destacó que hay dos tipos de construcción: las urbanizaciones elaboradas con las normas de construcción antisísmicas establecidas y supervisadas por la municipalidad, y las edificaciones espontáneas que son levantadas de manera particular sin el control de construcción.

“Así es que existe cantidad de techos endebles, columnas sin la fortaleza necesaria y paredes que representan un peligro en estos casos”, detalló el especialista, agregando que una casa bien construida tiene mucha resistencia.

El arquitecto explicó que las fisuras en las paredes regularmente se deben a que durante un sismo no hay cohesión del movimiento de toda la estructura. Eso significa que el inmueble está mal construido, siendo las fracturas en las columnas un elemento grave y de alto riesgo para toda la edificación.

Mendoza dijo que la población puede solicitar a la Alcaldía de Managua que inspeccionen sus hogares y conocer su resistencia. También, señaló, se puede solicitar en la rectoría de la UNI, de forma particular, que se realice ese mismo análisis.

Estar en alerta

“Si bien la sismicidad se ha reducido considerablemente, el temblor del lunes nos recordó que no debemos descuidarnos”, expresó Guillermo González, secretario ejecutivo del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, Sinapred.

González comentó durante su comparecencia a un canal de televisión oficial: “Con la tembladera, las casas se han venido fragilizando y eso es muy importante tomarlo en cuenta... especialmente cuando se mira que hay fisuras. Frente a la duda de la afectación es mejor continuar poniendo en práctica las medidas recomendadas por el Gobierno. Por eso se ha insistido y no se ha modificado la Alerta Roja esta semana”.

Indicó que, incluso, el mandato es incrementar las medidas que permitan elevar la seguridad a la población y por eso desarrollan la actualización de los planes de prevención, prácticas en las instituciones y en los mercados. En vista de eso, opinó, el lunes por la tarde se realizó una reunión con los gabinetes de comerciantes de los mercados de Managua, además del inicio de la revisión de los sistemas eléctricos, hidrantes y rutas de evacuación en los centros de compras.

“El escenario más probable es que seguirá temblando, tal como ocurrió este lunes a las 10:18 de la noche con un sismo de 5.2 en la escala Richter, con una secuencia de sismos menores que fueron casi imperceptibles”, explicó el director del Sinapred.

El funcionario dijo que a ciencia cierta no se sabe cuándo concluirá la actividad sísmica y, por tanto, hay que revisar si la vivienda representa algún riesgo.

Por su parte, la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, recomendó que si la estructura de las casas son endebles es preferible dormir en lugares abiertos y seguir las recomendaciones que se bajan a través del Sinapred, mientras se trabaja en los procesos de evaluación para tener mayor certeza sobre el nivel de riesgo que tenga la vivienda.

19

mil viviendas hay en la ciudad de Managua, según el Censo del año 2005.

1.3 millones

es la población total estimada en la capital (hasta el 2011), según el Censo.