•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El historiador Roberto Sánchez Ramírez valora de positiva y necesaria la medida de evacuar a las personas que desde hace varios años habitaban las ruinas de la vieja Managua, sin embargo considera que el plan de demolición de la comuna capitalina se ejecuta sin tomar en cuenta la posibilidad de rescatar algunos edificios que a la postre podrían convertirse en un atractivo del turismo cultural, retomando el ejemplo de Cuba con La Habana Vieja.

“Con el criterio de demolición hay que tener un poco más de cuidado, porque hay una serie de edificios emblemáticos de la ciudad de Managua que merecen ser estudiados para ver la posibilidad de que con algunos arreglos podrían llegar a convertirse en museos o bibliotecas”, propone el historiador.

La cercanía al casco urbano capitalino que tuvo el epicentro del sismo de 6.2 en escala Richter, ocurrido el pasado 10 de abril, obligó a las autoridades a tomar medidas extremas con relación a las edificaciones sobrevivientes del terremoto de hace 41 años que acabó con el antiguo centro de la ciudad.

Luego de hacer inspecciones, se tomó la decisión de derrumbarlos y evacuar a sus moradores.

Edificio con historia

Un edificio que, según el historiador Sánchez Ramírez, vale la pena conservar, es el de la antigua Lotería Nacional de Beneficencia, que data de 1939 y está ubicado en el barrio Candelaria, contiguo al antiguo cine Margot.

“Es un edificio que este año está cumpliendo 75 años. La gente le decía ‘El Palacio de la Suerte’. Ahí se hacían los sorteos cuando en la época navideña había lo que se llamaba ‘el gordo’ y ‘el gordito’, que eran dos personajes que en representación de los dos principales premios salían con bandas musicales a bailar por las calles”, rememora el historiador.

Sánchez sostiene que es necesario rescatar ese edificio y resguardarlo, para “estudiar la posibilidad de que allí se monte el museo de la lotería nacional. Sé que en el actual edificio de la Lotería se guardan todavía las antiguas esferas que se usaban antes del terremoto en los sorteos, y si te fijás aún se conserva intacta la pizarra donde se anotaban con tiza los números ganadores”, refiere.

En la entrada norte de la antigua Lotería, aún se puede leer en letras grandes de concreto: 1939 Administración A. Somoza, justo debajo de esa leyenda está una placa metálica incrustada en la pared, que dice: Este edificio fue proyectado y dirigido por el ingeniero Assad K. Zogaib.

Se perdió

El historiador lamenta, por ejemplo, que en las recientes demoliciones se haya derrumbado el edificio donde vivió la familia Salvo, dueña de la empresa Eskimo. Se trataba de una de las primeras casas de concreto de la capital y aún después del terremoto de 1972 se le consideraba uno de los edificios más seguros que había en Managua, debido a que fue construido con especificaciones muy modernas.

“Mi insistencia es que estoy de acuerdo que no sean habitados, pero que no se vaya a demoler todo, porque ya la vieja Managua será una reseña nada más. Sería una lástima ahora decir: “De donde fue el edificio de la Lotería...” Solo soy una persona que añora la ciudad de Managua, que desea que prevalezca un recuerdo físico y no solo de referencia”.

 

75

aÑOS cumple este año el edificio de la Lotería Nacional de Beneficencia.

 

10

FAMILIAS que habitaban el antiguo edificio de la Lotería, fueron evacuadas.


“Mi propuesta básica es que se conserven los edificios emblemáticos de la vieja Managua, de lo contrario pronto no habrá ninguna referencia física de la época”.

ROBERTO SÁNCHEZ RAMÍREZ.

historiador.