•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El reloj marca las 8:30 de la mañana, es martes 29 abril, pero en la mayoría de las 31 salas de audiencia del Complejo Judicial de Managua no pueden iniciar labores. Apenas ha pasado un día desde que el presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua, TAM, Gerardo Rodríguez afirmara que “las audiencias van a iniciar a las ocho de la mañana”, con el objetivo de evitar la aglomeración de los ciudadanos. Unos 1,600 acuden a diario.

Un equipo de El Nuevo Diario comprobó durante los días martes y miércoles que la orientación de cumplir el horario de trabajo –fijado a las 8 de la mañana, anunciado por el presidente del TAM y ratificado la misma tarde del lunes por el magistrado Rafael Solís, no hizo eco en los funcionarios claves para dar curso a las audiencias.

El día martes entre las 8:00 y las 8:30 de la mañana solo estaban presentes los jueces de audiencia Abelardo Alvir Ramos e Indiana Gallardo y los judiciales de juicio Octavio Rothschuh Andino y Tomás Eduardo Cortez, con sus respectivos secretarios.

En el caso del Juzgado Séptimo Distrito Penal de Juicio, también estaba el defensor público, Orlando Choza, pero faltaba la representación fiscal y que el Sistema Penitenciario llevara al reo.

En tanto, en la sala asignada al Juzgado Cuarto Local Penal solo estaba la Secretaria de Actuaciones, quien justificó que la juez asignada estaba cumpliendo otras diligencias.

En las restantes 24 salas solo se observó a personal de la Oficina de Gestión de Audiencia, y a algunos secretarios de actuaciones esperando a jueces y a las partes procesales.

Primeras audiencias

Entre las 8:30 a.m. y las 9:00 del martes, finalmente iniciaron las audiencias en los juzgados Sexto, Séptimo y Octavo Local.

En los juzgados de juicio apenas comenzaban a llegar los fiscales, defensores públicos, miembros de jurado, jueces, testigos y el bus con los presos procedentes de la cárcel Modelo de Tipitapa.

Mientras en la Sala 3 donde estaba programada una audiencia por robo agravado, aguardaban la llegada de la jueza Adela Cardoza.

En el Juzgado Cuarto Loca Penal, aunque estaba la jueza Alía Ampié, el acusado, y la defensa, la representación del Ministerio Público retrasaba el proceso.

Tampoco la jueza Indiana Gallardo podía comenzar debido a la falta de la defensoría pública, la situación se repetía en el Juzgado Séptimo Distrito Penal de Audiencia, a cargo del juez Abelardo Albir Ramos.

El mismo panorama

El miércoles 30 de abril, último día laboral de la semana que hoy finaliza, se repite el panorama: Ocho de la mañana y solo están presentes los jueces Indiana Gallardo y Octavio Rothschuh con sus respectivos secretarios de actuaciones.

En las salas 5, 12,14, 15, 17, 22,23 24 y 29 solo están los secretarios, y el resto de salas están cerradas.

A las 8:30 a.m., el juez Séptimo Distrito Penal de Audiencia de la capital, Abelardo Albir Ramos, se queja públicamente porque de ninguno de los siete distritos policiales han llegado los reos citados para audiencias.

Supervisan

Sobre el problema, el magistrado Gerardo Rodríguez, aseguró que el Poder Judicial mantiene control sobre su personal, pero que falta la colaboración de las otras instituciones.

“Los jueces aseguran que ellos están en sus despachos desde las ocho de la mañana, pero que no hacen nada en las salas, porque a esa hora no han llegado las partes procesales”, argumentó.

Rodríguez señaló que el recién nombrado inspector general del Ministerio Público, Douglas Vargas, prometió que los fiscales auxiliares cumplirían el horario, no obstante, en la práctica, la impuntualidad gobierna la impartición de justicia.

20 por ciento de las audiencias son reprogramadas por diversas causas

130 audiencias se programan a diario en el Complejo Judicial Central de Managua.

960 empleados tiene el Poder Judicial en el Complejo Central de Managua.