•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La Unión Europea, UE, donó a Nicaragua equipos de comunicación satelital, valorados en US$116,701 para ser utilizados durante las emergencias, como las causadas por terremotos, erupciones volcánicas y huracanes.

El donativo fue entregado por Francisco Javier Sandomingo, jefe de la delegación de la UE para Nicaragua, Costa Rica, Panamá y ante el Sistema de Integración Centroamericana, Sica, y recibido por el vicecanciller nicaragüense para asuntos de la cooperación, Valdrack Jaentschke.

La donación, que fue entregada en un acto simbólico en la sede de la Cancillería de Nicaragua, incluye teléfonos y módems satelitales, así como dispositivos de rastreo y posicionamiento global vehicular, precisó el diplomático europeo.

Sandomingo dijo que “en el contexto actual (de la emergencia por sismos) y en futuras emergencias, estamos seguros de que mediante esta donación estaremos aportando a que la comunicación sea más efectiva cuando se trate de ayudar a la población con afectaciones”, anotó.

Destino

El vicecanciller nicaragüense para asuntos de la cooperación declaró que parte de los equipos serán entregados al Ministerio de Salud y a otras instancias gubernamentales.

Además, tildó de “importante” ese donativo, porque permitirá actuar ante las emergencias.

Al acto acudió la representante de la OPS-OMS en Nicaragua, Socorro Gross; la ministra nicaragüense de Salud, Sonia Castro; el coordinador en Nicaragua de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), José Manuel Mariscal, entre otros.

A principios de este mes, la UE otorgó a la Cruz Roja Nicaragüense una ayuda de US$120,832 para dar asistencia a unas 1,000 familias afectadas por el terremoto de magnitud 6.2 en la escala de Richter, del 10 de abril pasado en los municipios de Managua, Mateare, León, Nagarote y La Paz Centro.

Bajo alerta

Una “alerta amarilla” se mantiene en esos seis municipios, después que la serie de terremotos causó dos muertos, decenas de heridos, miles de damnificados y daño a un estimado de 2,403 viviendas.

Los sismos destructivos presentaron magnitudes de entre 4.4 y 6.7 en la escala abierta de Richter, la mayoría ubicados entre los volcanes Apoyeque y Momotombo, al noroeste de Managua.