•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las comerciantes recientemente afectadas por el incendio de sus tramos en el Mercado “Iván Montenegro”, esperan una propuesta de apoyo por parte de las autoridades; su mayor preocupación es que además de las pérdidas, también cargan deudas.

Tras una reunión sostenida ayer con los directivos de la Corporación Municipal de Mercados de Managua, Commema, los comerciantes salieron solo con la noticia de que las autoridades municipales aún están estudiando su caso.

“Nos reunimos y llegaron a valorar las pérdidas, pero los montos que ellos consideraron son muy bajos en comparación a los costos reales de la mercadería, además de lo que representa la reparación de los tramos”, expresó la comerciante Isis Ramírez, quien perdió toda su mercadería en el incendio ocurrido el domingo a eso de las 8:30 de la noche.

Esperan respuesta

Ella comentó que las autoridades están analizando la situación, y que hasta hoy les darán una respuesta a su demanda.

Ramírez también fue víctima del incendio ocurrido en 2011, y todavía tiene una deuda de aproximadamente US$6,000, lo cual empeora su situación.

“Estoy enjaranada, y hay que invertir en al menos veinte láminas de zinc, las cortinas metálicas están bastante flojas y tienen que venir a valorarlas”, dijo la señora.

Miguel González señaló que también necesitarán exhibidores de madera, el cambio del sistema eléctrico, y eso sin contar con la mercadería.

“Vamos a hacer el capricho de seguir adelante. Las paredes de lámina y el techo también quedaron dañados. La mercadería nos quedó totalmente inservible. Un área la teníamos de zapatos nuevos y todo eso se nos perdió. Algunas cosas todavía tenemos en una bodeguita, pero la mayoría estaba en exhibición en el tramo a la hora del incendio, detalló.

En tanto Leticia Tórrez valoró sus pérdidas totales en entre 45 y 50 mil dólares, y mencionó que “aún no nos dicen cuál fue la causa del incendio, estamos en espera del informe oficial de las autoridades”.

Ella dijo que espera que les apoyen para sobrellevar el trago amargo de tener que comenzar desde cero.