•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Impulsar el Pago por Servicios Ambientales como un mecanismo para reducir, medir y compensar la huella hídrica generada de procesos productivos, es una iniciativa que se pondrá en marcha en la capital con un fondo de US$68,000.

El proyecto --que es respaldado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible, Fundenic-SOS-- es una iniciativa de la Compañía Cervecera de Nicaragua, CCN, que como parte de su responsabilidad social empresarial aportará los fondos para ejecutarlo.

El objetivo es incrementar la infiltración de agua de lluvia en el bosque seco de la subcuenca sur de Managua, que es la que alimenta los acuíferos, y de esa manera asegurar este recurso para todos.

Así, la CCN espera lograr la compensación de la “huella hídrica” generada por sus procesos productivos a través de su Programa de Agua Neutralidad. Hay que tomar en cuenta que, para la elaboración del producto de esta empresa, se utiliza agua en un 90% durante el proceso.

Oportunidad

Esto representa una oportunidad para fomentar la conservación ambiental en la población del área seleccionada y potenciar los ingresos de los propietarios de tierras con cobertura boscosa que se comprometan con este programa, así como para mejorar el ecosistema de la zona.

El monto inicial del proyecto está destinado, específicamente, al estudio de Fundenic-SOS, y no incluye el pago por servicios ambientales, cuyo monto será negociado tras identificar a los que serán beneficiarios del programa, a quienes se les remunerará por cuidar las fuentes hídricas, evitar el despale y contener la contaminación.

Para la implementación de la iniciativa, la CCN y Fundenic-SOS, presidida por el doctor Jaime Incer Barquero, firmaron un convenio estableciendo el marco general legal de la cooperación y de la coordinación del Programa Agua Neutralidad.

Jaime Incer, presidente de Fundenic-SOS, destacó que esta primera experiencia sobre el Pago por Servicios Ambientales permitirá cuantificar el verdadero impacto, para posteriormente promover su puesta en práctica por parte de otras empresas privadas que consumen agua en sus procesos industriales.

La iniciativa contempla tres fases: diagnóstico e identificación de fincas con cobertura boscosa candidatas al pago por sus servicios ambientales; la firma de los contratos con los interesados, para finalmente realizar el monitoreo y brindar asistencia técnica cuando el programa esté en marcha.