•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Para muchos capitalinos salir de sus casas a pie significa sortear la muerte. Managua poco a poco se ha quedado sin espacios seguros para caminar debido al desorden que gobierna las calles, y el cual es controlado por conductores y comerciantes.

Juan Cortés Ramírez comentó que si no es la falta de andenes, es frecuente que los espacios públicos se usen como estacionamientos, o bien, que el comercio se instale en las aceras.

Para subir a o bajar a un bus, Cortés dice que ha tenido que cruzar en muchas ocasiones la mitad de la vía, ya sea porque los buseros no entran a la bahía para no atrasarse, o porque los taxistas suelen invadirla en espera de clientes.

“Aquí en el mercado ‘Roberto Huembes’ la situación es difícil, porque continuamente los taxistas se detienen en la bahía esperando pasajeros. Estoy de acuerdo con que cada quien tiene derecho a ganarse la vida, pero en este caso no deberían irrespetar los espacios destinados a los autobuses. Cuando la ruta llega, tenés que salir corriendo entre los taxis para tomar el bus”, expresó el ciudadano, tras señalar que a una cuadra está el Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua, Irtramma, sin que haga nada.

Para Maritza Cornejo, lo más frecuente es que las rutas se detienen fuera de la bahía. “Hay que cruzar parte de la calle para abordar la ruta. Un día casi me levanta una moto por eso, eso fue en la parada del mercado ‘Iván Montenegro’”, comento la joven.

No hay orden

Por su parte, Gunter Castillo señaló como un lugar peligroso para transitar el Gancho de Caminos. “Ahí todo el comercio ya se tomó el cruce de caminos, los semáforos y está avanzando sobre la vía hacia el Recinto Universitario ‘Carlos Fonseca’. Literalmente, se tiene que caminar sobre el segundo carril de la carretera, sorteando los automóviles y los buses. Para colmo, los taxistas se parquean sobre la vía y detienen el tránsito. Ahí no hay Irtramma ni Policía de Tránsito, nadie pone un orden”, dijo Castillo.

El Nuevo Diario solicitó conversar al respecto con la dirección del Irtramma, pero nos dijeron que estaba en una reunión con el gremio de transporte selectivo. Igualmente, intentamos comunicarnos con representantes de la Unión Regional de Cooperativas de Transporte Colectivo y de la Unión Regional de Cooperativas Independientes, pero sus teléfonos solo tienen las contestadoras automáticas.

Reynaldo Bermúdez, presidente de la Federación Nicaragüense de Taxistas de Managua, Fenicotaxma, dijo que la invasión del derecho de vía y bahías es una mala costumbre que debe erradicarse, y se está elaborando un plan del sector transporte con las autoridades para poner orden al sector.

Las bahías deben respetarse. Son entre 50 a 100 metros antes o después de estas, en que nuestros agremiados pueden parquearse para esperar pasajeros y no obstaculizar el paso de los buses”, dijo Bermúdez, quien señaló que un problema para ellos es que no existe infraestructura para áreas de descanso o espera para taxistas.

Argumentó que actualmente ser profesional del volante no es fácil, pues los costos de operación son altos, y en medio del exceso de oferta con 12,000 taxistas solo en Managua, está la competencia de las caponeras y de los taxis piratas, ubicados en 98 puntos de la capital.

El presidente de Fenicotaxma dijo que esta semana la comisión del transporte selectivo se reunió con el director de Irtramma, Amaru Ramírez, para abordar el tema del ordenamiento, y que a muchos próximamente no les va a gustar.

“Estamos en pláticas, y aseguran que el ordenamiento va y se tomarán medidas, pero todavía estamos en pláticas y no hemos llegado a acuerdos específicos”.

Según Bermúdez, lo importante no es solo la sanción, sino la educación, y ya en las aulas se está entregando una cartilla educativa, mientras tanto la Policía Nacional brinda talleres de capacitación, pero por la cantidad de agremiados del transporte colectivo y selectivo, estos no dan abasto: “Imaginate. Son talleres de cinco días, con apenas tres aulas con el espacio para unas 30 personas”.

 

C$500 MULTA a conductores por obstrucción de la libre circulación vehicular.

 

C$250 MULTA Por subir pasajeros fuera de la bahía o lugares no establecidos.