• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El comisionado César Cuadra Soriano, segundo jefe de la Dirección de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, reveló que las propiedades que han sido ocupadas a los expendedores de drogas ahora están siendo utilizadas como centros de rehabilitación.

“Hasta el día de hoy (ayer) hemos realizado a nivel nacional 1,541 operaciones en contra de expendedores ambulantes y 758 operaciones contra expendios en casas de habitación, casas que han sido ocupadas para ser utilizadas en actividades de prevención y atención a los consumidores de drogas, como una de las estrategias contempladas en la operación Coraza Popular”, informó Cuadra.

El jefe policial participó ayer junto a decenas de estudiantes de los colegios ubicados en el Distrito VII de la capital en una marcha en saludo al Día Internacional de Lucha Contra las Drogas, que se celebra este 26 de junio.

Venta ambulante

El comisionado Martín Solórzano, jefe del Distrito VII de la Policía, explicó que en los 61 barrios que atienden han desarticulado 148 expendios fijos y móviles, igualmente evitaron que más de 7,000 gramos de droga llegaran a manos de la comunidad.

Explicó que ante el accionar policial, los expendedores están implementando “la alternativa” de sacar el producto a las calles, parques y colegios, pero también están trabajando en esa vía y ya lograron realizar dos capturas en las afueras de escuelas.

El comisionado Solórzano explicó que no tienen una cifra sobre la cantidad de expendios que quedan en el Distrito VII, porque el problema es que desarticulan uno fijo, pero surgen dos más ambulantes; sin embargo, dijo que están trabajando para detectarlos y cortar su línea de abastecimiento.

Trabajo en fronteras

En ese sentido Cuadra comentó que han incautado importantes cantidades de marihuana en las fronteras y en Chinandega, Nueva Segovia y Managua, lo que ha obligado a los narcos a subir el precio de la droga.

En la estrategia de seguridad ciudadana y humana, la Policía también tiene entre sus ejes de trabajo la prevención de accidentes (ocurrieron 148 que dejaron 3 fallecidos y 29 lesionados) y de la violencia intrafamiliar, que en el Distrito VII aumentó en un 5% con relación al año pasado, porque se han recibido 172 denuncias.