•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los habitantes de un sector del barrio Xavier Cuadra, ubicado en los alrededores del Hospital Salud Integral, jamás imaginaron que la llegada del progreso les fuera a costar tanto sacrificio.

Desde hace dos meses un grupo de trabajadores, que según los mismos habitantes dicen ser de la Alcaldía de Managua, empezaron a romper el pavimento, haciendo zanjas, para instalar tubos de concreto de 14 pulgadas de diámetro, con el fin de mejorar el drenaje de las aguas pluviales.

“El proyecto está bueno, pues todo lo que sea mejora para el barrio lo aplaudimos, pero cómo es posible que aquí en esta esquina tengan un mes de tener esta zanja abierta, el polvazal no se aguanta ni el tufo de la basura que han sacado de las tuberías viejas que están reemplazando”, se quejó Janeth Barboza, dueña de un cafetín.

La señora se quejó de que sus ventas han disminuido desde que empezaron a romper las calles y acumular los cerros de tierra, basura y lodo, justo frente a su negocio.

“El problema es que si trabajan tres horas al día es mucho. Se han tardado un mundo para poner esa tubería. Si se pusieran a trabajar de verdad, hace días habrían terminado”, apuntó la quejosa.

NIÑOS ENFERMOS

El señor William Araica se quejó de que con la llegada de los fuertes vientos de las últimas semanas, las nubes de polvo entran a las casas, por lo que se ve obligado a lanzar hasta veinte baldes de agua al día sobre la calle, para aplacar un poco la polvareda.

“Desde que empezaron a meter la tubería para aguas pluviales en el barrio, mis dos nietas y yo tenemos problemas en las vías respiratorias y estamos padeciendo de una fuerte tos”, aseguró por su lado la señora Patricia Mendiola.

En el lugar es notoria la falta de señalización o advertencia de peligro, tanto para peatones como para conductores de vehículos.

“Si aquí de noche pasa un conductor borracho, se va en ese zanjón”, comentó el señor Hugo Siles, habitante del barrio Xavier Cuadra.