•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El último censo realizado por los bomberos de Managua, hace dos años, reveló que de unos mil hidrantes que había en la capital, solo 283 estaban en buen estado, pero ahora solo unos 35 son los que funcionan con suficiente presión de agua, según el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua.

“Eso no es bueno, porque ante una emergencia de grandes magnitudes, la ciudad está desprotegida”, expresó el mayor Julio Prado, jefe de la Estación del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua.

Durante un recorrido que hizo El Nuevo Diario se constató que los pocos hidrantes que tiene la ciudad, están fuera de servicio y es notorio que las roscas de bronce, donde se acoplan las mangueras de los apagafuegos, han desaparecido.

Los chatarreros roban esas roscas porque las venden, y le corresponde a Enacal y a la Alcaldía resolver esa situación. Es más fácil decirte donde están los hidrantes buenos, porque a nosotros nos toca reabastecer los camiones cisternas y ya sabemos donde están los que todavía funcionan”, expresó el mayor Prado.

Doña Theodora Acevedo tiene 72 años, 42 de los cuales los ha vivido en la Colonia Centroamérica de Managua, sitio donde la semana pasada hubo un incendio que reveló una situación común en varios puntos de la capital: no hay hidrantes.

“Lo que pasa es que la Centroamérica está débil, porque no hay hidrantes, (pese a que) estamos rodeados de tres gasolineras”, destacó la señora. Se estima que en esa colonia hay más de 10,000 habitantes.

HABITANTES SE QUEJARÁN

Acevedo agregó que la comunidad está preparando un documento que enviarán a las autoridades correspondientes, para pedir que instalen hidrantes, porque la mayor parte de los habitantes de la colonia son personas de la tercera edad que a la hora de una emergencia estarían en riesgo.

El día del incendio en la Centroamerica, cuando los Bomberos de la Estación del Mercado “Roberto Huembes” llegaron, ya una casa estaba totalmente quemada, a pesar de que las autoridades bomberiles arribaron en 4 minutos, lo que les permitió cortar la línea de propagación del fuego. Gracias a ello, dos casas más solo tuvieron daños parciales.

Una de esas viviendas fue la de don Bayardo Arróliga Montenegro (la B-127), quien confirmó que en la Colonia Centroamérica no hay hidrantes, por lo que a la hora del incendio, para evitar que el fuego se cruzara a su casa, se “armó” de una manguera de uso domiciliar y empezó a lanzar agua.

HIDRANTES DE “ADORNO”

Las normas internacionales indican que en las zonas urbanas debe haber un hidrante cada cien metros.

El mayor Prado aseguró que los pocos hidrantes que funcionan en Managua están ubicados en zonas residenciales o colonias que tienen más de 40 años de existir; mientras que en los barrios populares y asentamientos jamás han tenido, situación que lamentó.

“Y si nos vamos a los nuevos residenciales, nos encontramos con que los hidrantes solo están de adorno, ya los hemos probado y hemos constatado que no están conectados a los tubos madre de agua potable”, señaló el mayor Prado.

HAY PLAN, PERO…

A raíz del terremoto del 10 de abril de este año, la Alcaldía, la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, y las autoridades bomberiles iniciaron un plan de revisión de los hidrantes que hay en la ciudad, principalmente en los mercados, pero este fin de semana no fue posible conocer datos sobre el avance del mismo.

Cabe mencionar que después del gran incendio de 2008 en el Mercado Oriental, el Gobierno empezó a ejecutar un gran plan para dotar a Managua de hidrantes, pero no fue posible conocer si el mismo ya culminó o si aún está en proceso y su avance.