•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Lo que pocas horas antes había sido el escenario de una de las mayores concentraciones masivas en la historia de la celebración del 19 de julio, a la mañana siguiente era solo un predio baldío lleno de basura y agua encharcada a la orilla de la tarima presidencial.

Los obreros de la Alcaldía de Managua, la misma noche iniciaron las labores de limpieza de la Avenida Bolívar atestada de bolsas plásticas, envases de poroplás, latas de cerveza y botellas plásticas.

Si bien utilizaron enormes mangueras para amontonar y retirar los desperdicios, para el amanecer del domingo aún se observaban los vestigios de la celebración, la cual comenzó a atraer gente desde las 2 de la tarde.

Recicladores aprovecharon

Así como el comercio aprovechó el evento para hacer sus ventas de alimentos, bebidas y licores, otros vieron la oportunidad para recolectar materiales reciclables.

“Por lo menos había unos cincuenta recolectores. La mayoría venían en familia para lograr más materiales”, afirmó Ricardo Alonzo, quien dijo que el solo logró un saco de latas de cerveza, de lo que obtuvo C$ 50.

“Pasó que no recolecté mucho porque solo estuve al lado del barrio San Antonio. Otros sí estuvieron por todo el lugar y se llevaron como C$250 en un rato”, expresó Alonzo.

Al momento que lo encontramos era su segunda pasada por el sector, la mañana del domingo, recolectó en total C$100 entre botellas plásticas y latas de cerveza.

Alejandro Argüello, también recolector, comentó que el día sábado fue muy bueno. Indico que estuvo en la actividad y comenzó a recolectar y en una hora sacó material equivalente a C$180, lo que a veces obtiene de la recolección de todo un día.

La tarima presidencial

Si bien la recién recarpeteada y señalizada Avenida Bolívar tuvo algo de limpieza de la Alcaldía de Managua, la zona de la Plaza Juan Pablo II y en especial las orillas de la tarima presidencial y de los invitados especiales del acto del sábado, hasta ayer domingo era un mar de desperdicios.

Francisco Castillo, trabajador de mantenimiento del parque mausoleo “Carlos Fonseca”, dijo que él comenzó su labor desde tempranas horas de la mañana, aunque la Alcaldía ya había dado trabajo desde la noche anterior.

Lo que más predominaban eran bolsas de agua vacías y bolsas que daban vueltas por el sector, mientras una veintena de obreros se dedicaban a desmontar las tarimas y recoger cables.

Los parlantes, al igual que las pantallas gigantes, fueron retirados con mucha premura la misma noche de la Plaza Juan Pablo II y Avenida Bolívar, donde se desarrolló el acto del que se desconoce con certeza la cantidad de asistentes a la conmemoración de la revolución, aunque la Policía Nacional calculaba la asistencia de 1 millón de personas.

Sobrepasó capacidad

Lo cierto es que un centenar de unidades de transporte colectivo y camiones de barandas cargados de personas no lograron llegar hasta el acto central. Una buena parte de estos se concentraron a lo largo de toda la Carretera Panamericana en ambas vías, desde el parque “Luis Alfonso Velásquez”, hasta el paso a desnivel, por la saturación de personas y vehículos. Por tanto, una parte de los asistentes optaron por llegar a pie.

En tanto, los comerciantes se tendieron por toda la Carretera Norte ofreciendo toda clase de comidas y bebidas.

Los buses y sus ocupantes que decidieron no caminar, debieron aguardar a que finalizara la actividad para poder emprender el regreso a sus lugares de origen, mientras quedaba en manos de la alcaldía, la limpieza de lo que dejaron los participantes en el evento.

 

250 CÓRDOBAS llegaron a obtener algunos recolectores de materiales reciclables.