• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Con el tradicional recorrido de la Roza del Camino, se oficializó el inicio de las fiestas en honor a Santo Domingo de Guzmán, santo venerado por miles de católicos capitalinos.

“Estamos aquí contentos, felices, compartiendo con ustedes en paz, en tranquilidad, en orden, pero sobre todo con esa fuerza de fe que tiene nuestro pueblo, la familia, las comunidades, cuando se trata de celebrar con religiosidad, con fe y con mucho amor a Santo Dominguito de Guzmán”, dijo la alcaldesa Daysi Torres, al momento de recibir la tajona de manos del padre Jorge Muñoz, párroco de la iglesia de Las Sierritas de Managua.

El padre Jorge Muñoz llamó a la feligresía a festejar a Santo Domingo siguiendo el ejemplo de invocación del santo: “Porque la oración nos ayuda a tranquilizar el corazón, a vernos como hermanos, a no tomar estas fiestas como algo pagano, sino con una verdadera religiosidad, sobre todo, de respeto entre nosotros”.

Fiesta religiosa

El párroco junto a la alcaldesa Torres acompañó en su acostumbrado baile a los feligreses que siguieron la imagen de Santo Domingo de Guzmán en su peregrinación.

El presidente del comité tradicionalista de cargadores José Alarcón, conocido popularmente como “Chepe Largo”, dijo que para las fiestas de Santo Domingo, siempre se le pide orden y respeto a la población. En ese sentido, comentó que el comité tradicionalista de cargadores, previo al inicio de las fiestas patronales, hace un trabajo de evangelización calle a calle para llevar ese mensaje.

“Esta es una fiesta cristiana, católica, que no hay que confundir una cosa con otra… que esto es de borracheras… que en esto hay que andar con el licor, no, no… esto es una fiesta religiosa”, enfatizó.

Resguardo policial

Ernesto Molina, habitante del barrio Campo Bruce, elogió el hecho de que las fiestas iniciaron con mucho orden. “La Policía Nacional está haciendo un tremendo papel”, dijo este capitalino, que desde tempranas horas acompañó al santo junto a su familia.

“Hay mucha fe, más la devoción a Santo Domingo que siempre, todos los años, viene con sus bendiciones y nos bendice a toda la familia”, agregó.

Comercio aprovecha

Las fiestas patronales capitalinas son también una “bendición” para decenas de comerciantes. Durante el recorrido de la roza del camino, el comercio aprovechó para ofrecer toda clase de productos.

Araceli Blandón, comerciante de comida del barrio Monseñor Lezcano refirió que invirtió C$2,500 para la preparación de 200 platos de tajadas con pollo, que vendería en C$10. Según la comerciante, a las 11:00 a.m. había vendido C$3,000, y esperaba que al concluir la tarde --con la bendición de Santo Domingo-- ya habría reunido unos C$5,000 en ventas. “Las ventas han estado hasta ahora muy buenas”, dijo.

La tradición

La roza del camino es la preparación de la ruta por donde pasará la romería con la imagen del santo católico el 1 y el 10 de agosto próximos. La tradición nació a finales del siglo XIX por la necesidad de cortar la maleza de la ruta que seguía la romería.

Con el tiempo, el pavimento hizo innecesario quitar la maleza, pero la gente siguió reuniéndose para bailar, beber y hacer los preparativos de cara al 1 de agosto.