•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de dos décadas de marcar el ritmo de los bares del antiguo Malecón de Managua, este lunes la música de las roconolas dejó de sonar, solo resonó el golpe de los martillos con los que rompían las estructuras de los techos que antes las guarecían.

Los bares desalojan para dar lugar al proyecto de ampliación del Paseo Xolotlán. El Muelle fue el primero en ser desmantelado, el sábado último, y ayer le siguieron los 14 locales restantes.

El Muelle era propiedad de Jeanette Polanco, quien dijo sentirse mal al dejar un lugar fundado por su mamá y su padre Jerónimo Polanco, muerto de forma trágica en marzo del 2006.

“Es horroroso. Así siento cada martilleo. Pero así es esto. Nos toca irnos. Espero seguir con el negocio, pero no tenemos dónde. No nos dieron reubicación, solo la indemnización”, expresó la joven Polanco.

Sin opciones

Su vecina María del Pilar Delgadillo, dueña de Brisas del Xolotlán, desde muy temprano comenzó a recoger sus cosas, mientras entregaba las exhibidoras a la cervecería, que igual retiraba otras de sus máquinas entregadas en consignación a los bares del Malecón, entre estos La Cañada.

“Me reúno con la Alcaldía de Managua hoy (ayer) para ver lo de la indemnización. Espero llegar a un arreglo, pero de todos modos ya nos pidieron salir. ¿Que para dónde voy? Pues a mi casa. A ver qué más hago”, comentó Delgadillo.

Otro que por última vez miraba su negocio Puerto Turístico Rubén Darío, fue Milton Arcia, a quien solo le falta retirar el barco con el cual hacía recorridos por el lago.

Alegó sentirse satisfecho con el acuerdo al que llegó con la municipalidad, a la que le deja la estructura del muelle y las oficinas que levantó.

Los locales La Plaza, El Gran Lago y Barbacoa Cubana, también están en proceso de desmantelamiento. Maritza López, del bar y comedor Star, comentó que después de 17 años en ese punto es duro recomenzar, pero que no le queda de otra más que aceptar lo propuesto por la Alcaldía, mientras sus seis trabajadores quedan desempleados.

Mientras esto sucede en El Malecón, un enorme martillo hidráulico daba los primeros golpes contra las antiguas oficinas del Distrito I, de la municipalidad.

“Esperamos que en tres días esto esté derrumbado”, expresó uno de los trabajadores. Ante el movimiento, una docena de hombres se presentaron al sitio para solicitar trabajo.

Denis Moreno, carpintero y habitante del barrio “Jonathan González”, alegó que entregará su solicitud a la Alcaldía, con la esperanza de que le den empleo.

 

15 NEGOCIOS operaron a lo largo de dos décadas a orillas del Lago de Managua.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus