•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hace dos años, la incidencia de delitos cometidos por jóvenes en los Distritos II y III de Managua era de 3 delitos por semana, en promedio, es decir, entre 12 y 15 infracciones por mes.

“Hoy en día esto se ha reducido sustancialmente a más de la mitad, gracias al trabajo de algunas organizaciones y al Plan Coraza Popular de la Policía Nacional en los barrios”, explica Deylin Guillén, jefe de Asuntos Juveniles del Distrito III.

Antonio Jirón, de 20 años y habitante del barrio El Recreo, no tenía idea de cómo se imprimen los dibujos o letras sobre las camisetas, pero durante seis meses recibió un curso y aprendió la técnica de serigrafía. Esto lo mantuvo entretenido, pero sobre todo, alejado de las malas compañías.

Una organización que incide en esta problemática es la Fundación Jóvenes del Futuro para su Desarrollo Educacional, Social y Sostenible, Funjofudess, que ejecutó el proyecto Desarrollo de Habilidades para la Reinserción Social de Jóvenes Transgresores y en Vulnerabilidad de los Distritos II y III de Managua.

El proyecto consistió en brindar cursos técnicos en cinco disciplinas a 60 jóvenes de los dos distritos seleccionados por la Policía Nacional: 30 de los elegidos eran transgresores y los otros 30 nunca habían delinquido, ni tenido problemas con la justicia; sin embargo, por habitar en esos barrios son vulnerables a enrolarse con la criminalidad.

“Fueron 30 varones y 30 mujeres, la idea era tratar de que los jóvenes no cayeran en delitos y los que estaban cometiéndoles, que salieran de estos. Decidimos juntar los dos grupos para que los jóvenes que no han delinquido, no tuvieran miedo de acercarse a los otros, y que ambos grupos aprendieran a convivir”, indicó Adolfo Latino Ramírez, coordinador del proyecto de la Funjofudess.

Actualmente, a través del Instituto Técnico Juan Pablo II, se gestiona con empresas privadas para que abran sus puertas a estos jóvenes y les permitan hacer sus prácticas laborales. La idea es que, quienes demuestren mejores conocimientos técnicos, puedan ser contratados.

COSTO

El costo total del proyecto fue de US$95,000, de los cuales US$75,000 provinieron del Fondo para la Gobernabilidad Democrática, Ibis Dinamarca.

Alcances del proyecto

Mantener motivados a los jóvenes durante los seis meses que duraron los cursos fue un trabajo difícil. De los 60 que empezaron, solamente tres abandonaron el proyecto y se logró que un 30% de los participantes retomaran sus estudios de primaria o secundaria.

Oficios

Para los jóvenes fueron habilitados cursos de estilismo y belleza, electricidad residencial, panadería y repostería, serigrafía, y refrigeración y aire acondicionado.

Gratuito

Para el proceso de formación técnica, la fundación contrató los servicios del Instituto Técnico Juan Pablo II. Los jóvenes recibieron una beca integral, que les permitió no desembolsar ni un solo centavo.

Temas

Los jóvenes recibieron además 36 talleres de crecimiento humano, género, autoestima, violencia intrafamiliar, análisis de la Ley 779, consumo de drogas, uso de armas, entre otros.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus