Ernesto García
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras Alberto Eva Hernández, de 80 años, una de las 18 personas que hace más de un año denunciaron por estafa agravada y crimen organizado a Álvaro Montealegre Rivas, Hugo Paguaga y Roberto Bendaña --este último prófugo--, clama por justicia desde su lecho de enfermo, el juez Octavio Rothschuh dejó claro este lunes que corresponde a la Fiscalía activar el proceso.

El juez Rothschuh explicó que aunque en el expediente existen cinco solicitudes de representantes legales de los demandantes, es la Fiscalía la que tiene la carga de la prueba.

En un documento de dos páginas que firmó ante su abogado Eduardo Boza, Alberto Eva Hernández asegura haber sido estafado en US$800,000, por parte de los acusados.

A manera de última voluntad, Eva Hernández pide a sus hijos y nietos que de fallecer, pues está en mala condición de salud, acusen también por homicidio doloso a los presuntos estafadores.

“Desde mi lecho de enfermo ruego justicia al juez Séptimo de Distrito Penal de Juicio de la capital --Octavio Rothschuh-- para que antes de fallecer me deje ir en paz”, refiere el documento.

“En este caso hay dolo, porque ellos --los acusados-- saben que están causando daño a don Alberto Eva Hernández”, dijo Boza, tras cuestionar el hecho de que los acusados permanezcan con el “privilegio” de arresto domiciliar.

 

5 millones de dólares es la cantidad de dinero presuntamente estafada por Álvaro Montealegre Rivas, Hugo Paguaga y Roberto Bendaña.