•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si obligatoriamente tiene que pasar por las rutas alternas dispuestas por la Alcaldía mientras dure la construcción del paso a desnivel en Rubenia, es preferible evitar las horas pico, de lo contrario tendrá que esperar al menos media hora para transitar por ese punto.

Francisco Martínez, quien vive a una cuadra de los semáforos de la entrada a la colonia “14 de Septiembre”, indicó que los horarios de mayor aglomeración de vehículos son entre las 6:00 y 9:00 am, mientras por la tarde es entre las 3:00 y 8:30 pm.

“Después de esas horas ya el tráfico baja. En las horas pico esto es terrible, y eso que hay policías controlando el tráfico; los pobres tienen toda la mañana con ese silbato y bajo el sol”, indicó Martínez, quien señaló que en la “14 de Septiembre” hay varios atajos, pero la gente no los conoce.

Según el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, son 63 mil vehículos los que diariamente utilizaban la intercepción de Rubenia, pero cuando se termine el paso a desnivel la capacidad de tránsito será de 80 mil.

Afectados

Por su parte Enrique Silva dijo que los conductores y peatones deben tener cuidado en ese cruce, para evitar accidentes, pues la aglomeración de vehículos es terrible muy de mañana y por la tarde, cuando la gente se moviliza más.

“Espero que esto no tarde mucho, porque es realmente difícil la pasada. Estoy de acuerdo en que se hagan las obras, pero esto le cambió la vida a muchos en toda esta zona”, dijo Silva, refiriéndose al centenar de negocios que están alrededor de las cuatro esquinas de la pista.

Violeta Morales, propietaria de la tiendita de ropa usada “Jehová es mi Pastor”, alegó que se le han bajado las ventas porque hay retenes de tráfico y su negocio quedó dentro del perímetro aislado.

“De todos modos, de aquí el negocio tendrá que irse porque la pista se llevará cinco varas del terreno. Aún estamos en negociación con la Alcaldía, pero no me molesta. Está bueno que se haga algo para el desarrollo del país”, comentó la señora Morales.

Indicó que uno de los problemas para la población son las paradas de buses, y algunas rutas alternas que confunden a los usuarios.

Su negocio es uno de varios que serán afectados, dado que la pista se deberá ampliar ya que el diseño será de una rotonda, para distribuir el tráfico hacia los cuatro puntos de la capital, y sobre esta estará el paso a desnivel.

En estos momentos los trabajadores municipales están quitando los adoquines que, según ellos, serán enviados al plantel de la Alcaldía en el Distrito V.

Entre los negocios que serán afectados por el cierre de calles hay farmacias, vidrieras, comiderías, tiendas de ropa, un preescolar, la gasolinera, la óptica Münkel, el centro de servicio LTH, ferreterías, un taller de bicicletas, el Instituto Técnica Vocacional, una oficina de Wester Union, entre otros, eso sin incluir a los 70 vendedores por cuenta propia que laboraban en los semáforos.

De vendedores a obreros

María Flores, comerciante independiente, dijo que están organizados en el Frente Nacional de los Trabajadores, y que acordaron con la municipalidad, integrarse al proyecto de construcción, por un pago fijo, mientras dure la obra.

“Hay como cincuenta varones que se integrarían a labores pesadas en apoyo de los obreros, mientras las mujeres serán organizadas para hacer la comida a los trabajadores”, expresó Flores.

 

8 meses es lo estimado para la construcción del paso a desnivel en Rubenia.

 

80 millones de córdobas es lo presupuestado por la Alcaldía de Managua para ejecutar la obra.

 

“Si no fuera por los agentes de Tránsito ya habría varios accidentes, porque con eso del bloqueo del paso de Rubenia, la vía se pone horrible”.

Francisco Martínez, Habitante de Rubenia.