•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El muro trasero del Laboratorio de Criminalística de la Policía Nacional mantiene en zozobra a los pobladores del sector conocido como La Cuarezma, en Carretera a Masaya, pues en su estructura son notorias grandes grietas y una parte ya se ha desplomado.

Según Carlos Jirón, son nueve las familias que habitan en el sector y que se sienten temerosas de que la pared se desplome y cause alguna víctima o afecte de alguna forma sus viviendas.

“Hace como una semana ya se desplomó una parte del muro; si bien la parte donde se desplomó la Alcaldía la tiene catalogada como cauce, la gente lo ocupa como un camino y puede caerle encima a alguien, los de la Alcaldía deberían venir a ver esta situación”, expresó Jirón.

Agua contaminada

Por otro lado, Iris Alemán, pobladora de La Cuarezma, denunció que el agua que llega a sus viviendas está contaminada.

“Como en este sector hicieron varios residenciales, los de Enacal instalaron nuestras tuberías en el cauce para que la red de estos lugares exclusivos quedara en una zona donde no corran aguas negras y basura, en fin, nosotros fuimos los perjudicados”, lamentó Alemán.

Por su parte, Gloria Jirón Vilches explicó que al agua potable que llega a las viviendas se “le siente un fuerte mal olor”, por lo que no pueden consumirla ni ocuparla para cocinar sus alimentos.

“Aquí hay muchos niños, ellos pueden salir afectados con una infección estomacal por el estado de contaminación con que nos llega el agua; la Alcaldía y Enacal deberían venir a constatar nuestra situación”, reclamó Jirón.

Añadió que el agua potable llega contaminada porque los tubos tienen fisuras y “se debe de estar filtrando el agua sucia”.

El Nuevo Diario intentó comunicarse con Maritza Tellería, divulgadora de Enacal, sin embargo no contestó las llamadas y luego apagó su celular personal.

 

"Hace como una semana ya se desplomó una parte del muro; si bien la parte donde se desplomó la Alcaldía la tiene catalogada como cauce, la gente lo ocupa como un camino y puede caerle encima a alguien".

Carlos Jirón, poblador de La Cuarezma.