•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Unas cincuenta familias del barrio “Rubén Darío” reclamaron que las autoridades gubernamentales no los han censado para ser trasladados al albergue dispuesto en el antiguo complejo policial “Christian Munguía”, sin embargo, ya les advirtieron que deberán abandonar la zona.

Así, mientras las palas mecánicas terminaron por destruir los últimos vestigios de la antigua estación de ferrocarril, y los obreros municipales seguían con los traslados y la limpieza del área que por años fue ocupada por 300 familias, numerosos pobladores insistían en que los ingresaran a la lista de las familias que serían desalojadas.

“Ya nos dijeron que nos van a desalojar estemos o no en la lista del censo, me dicen que tengo que irme a como sea. No me pueden hacer esto”, alegó Maribel Gutiérrez, agregando que hasta el momento nadie les da respuesta a su situación.

Según autoridades de Defensa Civil, la reubicación responde a la necesidad de dar seguridad a las familias que vivían a orillas del lago Xolotlán, considerada zona de riesgo por inundaciones.

Entre los beneficios de la reubicación está la entrega de una casa con condiciones dignas, en un sitio que aún no ha sido dado a conocer.

Temen desamparo

Por su parte, Selena del Carmen Varela demandó a las autoridades que no la dejen en la calle, que debido a su condición de madre soltera no se mantiene en la casa y tiene que trabajar para mantener a sus hijos.

“Yo soy madre soltera, y cuando hicieron el listado estaba trabajando para poder comer y por eso no aparezco”, indicó con preocupación porque no tendrá dónde vivir.

Otra de las reclamantes fue Yadira Santamaría, una embarazada con parto programado para el 3 de noviembre que se manifestó afligida porque quedaría sin casa y sin ningún beneficio.

El Nuevo Diario intentó consultar sobre el problema a la responsable de las listas, pero no accedió a responder.

Un delegado municipal que no se identificó, comentó que no se sacará a ninguna persona que no esté en el censo, y que todos fueron censados.

Así mismo, uno de los ocho concejales de la bancada sandinista que estuvieron en el lugar, quien solicitó omitir su identidad, comentó que la reubicación fue planificada y se hizo un censo de las personas del barrio.

“Sucede que en una casa puede haber hasta más de tres familias, y todos quieren una casa, mientras otros vienen de otro lado y quieren aprovechar para que los anoten”, comentó el concejal.

 

300 FAMILIAS Del barrio “Rubén Darío” son trasladadas a un albergue por vivir en zona de riesgo.