•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los niños de los municipios Ciudad Sandino y Mateare, viven en el área más vulnerable ante los desastres ambientales y el cambio climático, en Managua, por lo que un grupo de instituciones capacitó a los alumnos de 42 escuelas de esos dos municipios.

A causa del terremoto de abril pasado, de 6.2 grados en la escala de Richter, los promotores del proyecto “Reducción de riesgos ante desastres y adaptación al cambio climático”, decidieron trabajar con los estudiantes.

La Universidad Centroamericana, UCA, y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación, cerraron ayer un programa de sensibilización ante desastres ambientales y el cambio climático.

La UCA, junto a estudiantes, directores y profesores de colegios, el Ministerio de Educación, los Bomberos y el Ejército de Nicaragua, elaboró 42 planes de seguridad para 42 colegios en Mateare y Ciudad Sandino.

Capacitados

La decana de la Facultad de Ciencia, Tecnología y Ambiente, de la UCA, Tarsilia Silva, comenta que los colegios antes no disponían de esos planes.

“Hay una orientación del Ministerio de Educación, de que todos los colegios públicos y privados tienen que crear planes, pero no saben cómo elaborarlos. Entonces, ayudamos a realizarlos”, dice Silva.

Los planes fijan los preceptos de conducta para los diferentes actores en el momento de un desastre.

Según Fabrizio Poretti, responsable para la ayuda humanitaria de la Cooperación Suiza, los niños son el mejor vector para que las futuras generaciones estén más preparadas ante los retos ambientales.

Los niños aprendieron a través de juegos o pintura y formaron brigadas de primeros auxilios o prevención de incendios, en cada colegio.

Según Poretti los profesores también tienen una posición crucial: “Ahora ellos tienen las herramientas para transmitir mensajes sobre el cambio climático. Y gracias a los planes, son más preparados”.

Hablan los menores

Diana Cristina Sánchez, de 11 años, está en la brigada de primeros auxilios y se muestra muy contenta con el proyecto: “Ya he vivido varios terremotos y siempre me da miedo, pero ahora podemos ayudar a las otras personas cuando ocurra un sismo”.

Poretti sostuvo que es fundamental que la universidad tenga un vínculo con las escuelas y que los especialistas no guarden sus conocimientos.

La semana pasada, la Cooperación Suiza firmó un acuerdo con el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, Sinapred, para seguir aumentando la sensibilización ante desastres en las escuelas del corredor seco de Nicaragua.