•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La falta de una reglamentación a la Ley 747, de Protección y Bienestar Animal, seguirá provocando que dueños de carretones jalados por caballos, en la capital, mantengan trabajando a estos animales sin ningún tipo de regulación que proteja sus derechos.

La Ley 747 fue aprobada hace cuatro años, y el siguiente paso era su reglamentación, la cual se esperaba que fuera elaborada por el Ministerio Agropecuario y Forestal, sin embargo, aún no la hace.

“Toda ley debe tener su reglamentación, de lo contrario no funciona, porque no se pueden aplicar penas ni iniciar procesos judiciales o legales, y no se establecen las competencias", expresó el doctor Enrique Rimbaud, presidente de la fundación Amarte, protectora de los derechos de animales.

Lo que se busca con la reglamentación de la ley es establecer cuál es el rol de cada institución, de las alcaldías, de la Policía, del Ministerio de Salud, Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales y de otras instituciones del Estado involucradas en el tema.

ALEGAN DESCONOCIMIENTO

Mientras tanto, en Managua los carretoneros aseguran desconocer que exista una Ley de de Protección y Bienestar Animal, y mucho menos que está pendiente de su reglamentación, por lo tanto nadie regula el uso y el trato que dan a sus animales.

Según Rimbaud, una ordenanza municipal que regule el uso de equinos en cualquier ciudad del país debería tomar en cuenta aspectos como la carga máxima que puede llevar un coche o un carretón jalado por caballos, el cual en primera instancia no debería de exceder del doble de su peso.

[Te interesa: Piden a diputados prohibir animales en los circos]

Además, debería establecer que las hembras preñadas no deben trabajar; un horario de trabajo; recibir alimento, agua y descanso adecuados, así como atención veterinaria periódica.

Los defensores de los derechos de los animales anunciaron que en marzo de 2015, si aún no está listo el reglamento, saldrán a las calles a recolectar firmas para obligar al parlamento a tomar cartas en el asunto.