elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Ministerio Público y la Policía Nacional afinan los detalles para acusar por la vía judicial a quienes conduzcan de forma temeraria, incluyendo a los que lo hagan bajo influencia del alcohol, informó hoy una fuente oficial.

El jefe de la secretaría de tránsito de la Policía Nacional, comisionado Iván Escobar, dijo a Acan-Efe que esperan tener listo "todos los elementos necesarios" el próximo año a fin de comenzar a "judicializar esos casos".

Explicó que las reformas a la Ley para el Régimen de Circulación Vehicular e Infracciones de Tránsito, que entró en vigor en abril pasado, manda a sancionar y a juzgar a una persona que maneje "con más de dos grados de alcohol en la sangre", y a los que realice carreras ilegales, entre otros.

La reforma a la Ley establece que los que conduzcan en "estado de ebriedad extremo" tendrán que enfrentar cargos por exposición de personas al peligro y serán castigados con penas de cárcel de seis meses a un año.

Observó que el Código Penal de Nicaragua recoge esa nueva figura jurídica de conducción temeraria, "pero hay que establecer los procedimientos correctos para poder acusar" y es lo que en la actualidad hacen en coordinación con la Fiscalía, dijo.

La conducción temeraria son las carreras ilegales, el exceder la velocidad más del 10 % de lo permitido, aventajar en pendientes, en curvas y toda maniobra que ponga en riesgo la seguridad, anotó.

También serán llevados ante la justicia aquellos conductores a los que se les suspenda la licencia por alguna infracción "muy peligrosa", como giro indebido o exceso de velocidad, y aún así continúen manejando.

"A ellos se les llevará a la justicia por exposición de personas al peligro, porque no están autorizados a conducir un vehículo, porque su conducta ha sido irracional, temeraria, de indiferencia a la vida de los demás", apuntó.

Escobar sostuvo que en coordinación con la Fiscalía se encuentran en ese "proceso de formalización de cómo se va a hacer cada uno de los procedimientos que se va a cumplir" contra los que infrinjan la ley, con el fin "que sea todo bajo un régimen de legalidad".

El Gobierno de Nicaragua ha expresado su preocupación por el número de muertos en las carreteras en lo que va de año (605), que ya supera el total de 2013 (577), y ha catalogado el fenómeno como una "verdadera plaga".