•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los habitantes de residencial Linda Vista Norte con megáfono en mano y pancartas se presentaron frente a las instalaciones de la Estación Policial del Distrito II, para demandar que “limpien” la zona de la delincuencia que opera en la zona, según aseguran.

Janeth Medina, una de las víctimas de robo, dijo que la mayoría de los que participaron en la protesta son víctimas de la delincuencia.

Uno de los puntos calificados como “rojos” es el parque de Linda Vista Norte. Afirman los vecinos que los ladrones rondan la zona a bordo de vehículos y que los vagos utilizan el parque como guarida, pese a que el sitio está frente a la unidad policial.

“Exigimos a la Policía que nos dé seguridad. El parque está hecho para que la niñez juegue, pero en realidad es cueva de ladrones, drogadictos y borrachos. Las denuncias las venimos a poner al Distrito II, pero nos mandan a una subdelegación en Villa Guadalupe, a dos mil metros de distancia, cuando la central está al frente”, alega Medina.

Víctimas de asaltos

“Estaba en la acera de mi casa, me pusieron una pistola y me dieron con la cacha en la cabeza para robarme un celular que no tenía ni 24 horas de haber comprado. Uno va a denunciar y no pasa nada. Exigimos que se haga algo para tener justicia”, manifestó Miguel Ángel Morales, que vive al oeste del parque.

La señora Esperanza Zabala también se declara perjudicada. Relata que estaba sola en su dormitorio, cuando se dio cuenta de que rompieron la malla y se habían metido a la casa. “Se llevaron el plasma (televisor) y otras pertenencias. Me fui a interponer la denuncia a la Estación II, pero me mandaron a la subestación de Villa Guadalupe, fui cuatro veces y nunca resolvieron”, se quejó.

Una comitiva de vecinos entregó una carta dirigida al jefe de la estación policial, comisionado mayor Donald López, en la que exponen la situación y le demandan una respuesta.

Tras la insistencia de los pobladores de ser atendidos por el jefe policial, su asistente recibió la misiva, pero les aclaró que no podía determinar una cita, porque el comisionado mayor López era una persona con agenda de reuniones muy apretada. Prometió que él se comunicaría con ellos.