•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Por lo menos en un 25% ha crecido la demanda de servicios en el Consulado de Costa Rica en Managua, lo que obligó a sus autoridades a aumentar de 8 a 10 el número de ventanillas de servicio y el horario, porque ha habido un fenómeno muy particular: familias enteras están pidiendo visa para viajar a Costa Rica, confirmó el embajador, Javier Sancho Bonilla.

“Es el mismo horario, no se ha cambiado, es más, te adelanto que se trabajará el 26 y 27 (de diciembre) y el 2 de enero, cuando prácticamente todas las instituciones de Gobierno y embajadas, etcétera, están cerradas en Managua”, aclaró el embajador.

“El horario es de 7 de la mañana a 12 del mediodía, pero lo hemos ampliado hasta la una de la tarde, y no se ha recortado bajo ninguna circunstancia el horario; yo personalmente como embajador estoy supervisando todos los procesos”, dijo el diplomático costarricense.

EL PROBLEMA

Señaló que lo que retrasa la fila y crea desorden en las afueras del Consulado, es “una suerte de remolino” que se forma entre quienes llegan a hacer trámites, los vendedores de boletos y los tramitadores.

Las declaraciones brindadas por el diplomático son generadas debido a que ciertas personas se han quejado por una reducción en el horario de atención del Consulado, lo cual se ha confirmado es falso.

Eleázar Cordero, uno de quienes esperan visar, dijo a El Nuevo Diario que los vendedores de boletos tienen influencias con las personas que cuidan la puerta y dan preferencia a sus clientes. “Los que más hacen esto son los de Transnica, y deberían ponerles un alto”, señaló.

EL FENÓMENO

“El fenómeno que estamos observando es que las personas que van por vez primera a Costa Rica, y no son solo individuos sino familias completas que van en busca de trabajo --esa es la realidad, verdad--, porque no podemos decir que son turistas, eso es y si hay alguien que está diciendo que se acortó el término de atención es mala fe y desinformar a la opinión pública”, agregó el embajador costarricense.

El diplomático explicó que en las ventanillas de servicio el proceso de solicitud y obtención de una visa dura de 3 a 4 minutos por persona, pero cuando hay niños de por medio “los procesos son más lentos”, porque tienen que presentar autorizaciones de Migración y notariadas “y somos muy celosos en ese sentido, por el tema de la trata de personas, especialmente la trata de niños”, dijo.