•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ya parece parte del paisaje, sin embargo los desperdicios de concreto en medio de una ciudad dan la impresión de un lugar sucio y desordenado, señalan expertos, señalando que hace falta limpiar los escombros acumulados en distintos puntos de Managua.

La arquitecta Gema Morales, docente del Departamento de Construcción de la Universidad Nacional Autónoma de Managua, considera que la eliminación es importante en el caso del desarrollo urbano de la capital, pues el no hacerlo crea mala imagen.

Señala que estos pedazos de concreto son sobras de construcción y solo una parte termina en los vertederos, mientras la mayoría permanecen alrededor de un árbol, se convierten en cercas, también son montadas unas sobre otras para utilizarlas como asientos al frente de las casas, o bien se utilizan en la cuneta como rampa para subir algún vehículo.

“No es agradable e incluso algunos terminan sobre la vía pública. Existe una disposición municipal con multas específicas, pero no se cumple”, dijo la arquitecta Morales, destacando que parte del comportamiento social lastimosamente es lanzar a la calle esta basura o ripios que no son biodegradables.

ES CARO ELIMINARLOS

El carretonero Fermín Cruz dijo que por el peso y el daño que puede causar a su transporte de madera, prefiere no cargar con ripios de concreto.

“Yo lo cobro más caro, por lo menos C$50, y dependiendo del peso o la distancia a la que uno debe ir a tirar esos escombros”, alegó, señalando que los carretones halados por caballo son los que hacen esos trabajos.

El concejal del Partido Liberal Independiente, Alfredo Gutiérrez, considera que la Alcaldía de Managua tiene la responsabilidad de eliminar este tipo de desperdicios, pero “en casa de herrero, cuchillo de palo”, dijo, reconociendo que muchas veces cuando se termina alguna obra de reparación de calles, las cuadrillas municipales dejan los desperdicios y pasan semanas o meses antes de proceder a retirarlos.

“Lo que se necesita es una verdadera campaña de concienciación por parte de la Alcaldía de Managua, para que la población tome conciencia del problema. Además, esta tiene que ser permanente, no de dos meses, para que se cree una cultura de limpieza”, dijo Gutiérrez.

El concejal del PLI también indicó que es necesario fortalecer la Dirección de Urbanismo, para que, por otra parte, se apliquen multas cuando sea necesario.

1,500 córdobas multa que debe pagar toda persona natural por lanzar desperdicios de construcción.