•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Calles sucias, vertederos ilegales y cauces rebasados de desperdicios son parte de los males que afectan a la capital; sin que los “antídotos” implementados por la municipalidad --multas, campañas de sensibilización, instalación de cestos de basura y distribución de bolsas para desperdicios entre conductores-- generen mejorías notables.

La directora del proyecto ambiental Recicla Nica, Nora Marín, señaló que la alcaldía ha hecho esfuerzos para la recolección de desperdicios y dijo que le consta haber visto a los inspectores poniendo multas; no obstante, no se ha despertado la conciencia de la población.

“No es que las iniciativas de la alcaldía, los proyectos de las organizaciones ambientales y las campañas no sean buenos. Sucede que la población no tiene conciencia de depositar la basura en su lugar. Se necesita más educación ambiental en las escuelas y universidades, para que esto sea más fuerte y constante”, aseveró Marín.

PLAN INTEGRAL

A la vez señaló que la educación es un proceso lento y es difícil cambiar la actitud “cochina” de algunos adultos. Cree que la niñez y juventud es la que puede hacer el cambio en los próximos años.

Por su parte, el oficial de incidencia en el tema de biodiversidad del Centro Humboldt, Julio Sánchez, indicó que el tema de la basura no se ha abordado de forma integral, desde su generación hasta su destino y transformación.

“Actualmente la generación de basura sobrepasa los niveles de recolección y una gran cantidad de desperdicios aprovechables, como los desperdicios orgánicos. Hay quienes se han dado cuenta que esto no es basura, sino dinero, pero solo se trabaja con los plásticos y el metal, mientras los desperdicios orgánicos no”, alegó el ambientalista.

Destacó que en la actualidad, con la Asamblea Nacional se trabaja, en la Ley Especial de Gestión Integral de Residuos y Desechos Sólidos. Esta contempla multas que podrían regular una serie de malas prácticas ciudadanas en el manejo de la basura.

“La ley es punitiva y se aplica cuando ya no se puede hacer nada con esta persona, pero hay que también aplicar el componente de la educación, que hasta el momento no ha sido sistemática”, comentó Sánchez.

El especialista dijo que parte de la población sigue haciendo mal manejo de cuencas, mientras otros lanzan desperdicios a calles y cauces, sin recordar los daños que representa en temporada de invierno para la salud y la vida, propiciando focos de enfermedades y causando obstrucción en cauces.

Proyecto 2015

Para este año, la Alcaldía de Managua tiene entre sus proyectos el Programa de educación ambiental para la sensibilización social y comunitaria, en el que se invertirán C$2.6 millones.

Además, de desarrollar campañas ambientales y jornadas de limpieza en los puntos críticos ambientales, el proyecto tiene entre sus componentes desarrollar la Liga del Conocimiento Ambiental, colocar cestas de basura, impulsar jornadas de sensibilización y reforestación, y el concurso de la Fritanga más limpia.

Organizaciones ambientales consideran que la educación es la clave para un cambio de actitud en la población que tira basura en lugares indebidos.