•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El trajín inicia al despunte del día, a las 6:00 de la mañana, cuando hombre, herramientas y maquinaria se unen en el Plantel Los Cocos, para iniciar el trabajo del día: la limpieza de cauces por toda Managua.

Ellos son un equipo de una decena de hombres cuya misión en estos momentos es la limpieza de los 58 kilómetros de cauces revestidos, de una red de casi 100 kilómetros, donde encuentran todo tipo de inmundicias, incluyendo animales muertos, como perros, gatos y, de vez en cuando, uno que otro caballo.

Enfundados en su uniforme azul-celeste, chaleco, casco, tapaboca y botas de hule, les toca la tarea de limpieza de más de cincuenta cauces que atraviesan la capital.

Equipados con grúa, camión y una minipala mecánica, se lanzan por los canales de concreto, plagados de desechos que crean una mezcla negruzca que emana fetidez.

“La gente no entiende; lanzan la basura al cauce y hacen conexiones de las aguas servidas hacia el cauce o los canales. Ahí va de todo. Por eso el plantel nos da el equipo de protección, para evitar enfermedades”, expresó uno de los operarios que prefirió el anonimato, alegando que al inicio no soportaba caminar entre esas aguas fétidas y basura, pero después de tres años en eso, terminó por acostumbrarse.

“Son más de 50 cauces y canaletas lo que nos toca limpiar, con maquinaria pesada y semipesada, por lo que resulta muy peligroso. Esto nos toca hacer ahorita, antes de la temporada de lluvias”, comenta, señalando que de cada cauce sacan entre seis y ocho camionadas de basura en el día. Anualmente la municipalidad extrae de los cauces seis mil toneladas de desechos.