Ernesto García
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sobre la base de la prueba científica proporcionada por una médico y una psicóloga del Instituto de Medicina Legal, IML, y el testimonio de la víctima, el juez Séptimo Distrito Penal de Juicio de la capital, Octavio Rothschuh Andino, declaró culpable de abuso sexual al militar de iniciales J.A.G.

El judicial, al dictar el fallo, dijo que existe correlación entre el relato de la niña de iniciales K.M.B.G. y la prueba pericial brindada por las forenses, quienes manifestaron que al examinar a la menor constataron abuso sexual crónico en la víctima.

En las consideraciones del fallo, el, juez Rothschuh señaló que la víctima de abuso sexual también sufrió de ausencia de afecto maternal y señaló que “por difíciles que fueran las circunstancias” la madre debía atenderla.

Fue en el último día de juicio que se aclaró que J.A.G. seguía siendo militar activo a como lo demuestra una constancia que presentó el defensor público, Orlando Choza.

Los hechos por los cuales ahora el militar va a prisión ocurrieron entre noviembre de 2008 y enero de 2009, cuando la víctima --entonces de siete años de edad-- llegó a vivir a la casa de su abuela materna, quien es pareja del ahora reo.

Al hacer uso del derecho última palabra, el reo rechazó los cargos formulados en su contra, afirmando: “Soy inocente, jamás he causado daño a ningún niño”.

Tras conocerse el fallo de culpabilidad, el Ministerio Público pidió 12 años de prisión, que es la pena máxima para el mayor del Ejército, y el defensor público Orlando Choza solicitó cinco años, que es la sanción mínima.