•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • END

Agua potable de calidad y conexión a la red de alcantarillado son las principales necesidades que los pobladores del sector conocido como “Alfredo Silva”, del barrio Acahualinca, esperan que las autoridades les resuelvan.

Maura Solórzano señala que desde el domingo pasado por la noche el agua que reciben en sus casas sale sucia, por lo cual no se puede consumir.
"Ya no está saliendo tan sucia, pero todavía el agua se ve oscura", indicó la ciudadana, demandando a la Empresa de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, que lleguen a revisar las tuberías.

Por su parte, Reynaldo Masis dijo que el agua para beber o cocinar tienen que comprarla: "Esa agua no se puede tomar así, sucia. Aquí también hay niños y niñas, y eso puede causar enfermedades”. Asimismo, alegó que no sabe si unas reparaciones que se realizaron sobre la vía principal, la tarde del domingo, es lo que provocó la situación que afecta a toda la comunidad.
Indicó que las aguas servidas que brotan de los baños, cajas de registro y manjoles son otro inconveniente que les preocupa desde hace años. “Yo tuve que hacer un sumidero, al menos para las aguas negras de mi inodoro”, afirmó Masis.

En tanto, Darling Navarrete comentó que este problema fue planteado por la comunidad a las autoridades de Enacal y que pese a los insistentes llamados, las cuadrillas no lo han resuelto.
“Vienen por la tarde, inspeccionan los manjoles y dicen que por ser muy tarde regresarán mañana y no vuelven", alegó Navarrete.

Carmen Parajón aseguró que es cierto que han llegado en varias ocasiones, pero en menos de ocho días el alcantarillado de nuevo está obstruido.

Piden resolver
Para Iris García, embarazada de siete meses, expresó que es una pesadilla respirar día y noche debido al hedor que producen las corrientes de agua sucia.

“Estoy pronto a dar a luz y no sé cómo voy a hacer con un recién nacido en medio de la suciedad. Aquí se llama y llama a Enacal y no vienen, porque dicen que somos nosotros los que taqueamos las tuberías, pero eso no es cierto", contradijo García, quien señala que en el sector hay un centenar de menores expuestos a la insalubridad.

El Nuevo Diario se presentó a las oficinas de Enacal para averiguar si había una respuesta ante el problema, pero la vocería de la institución informó que estaba fuera de la institución.