•   Managua  |
  •  |
  •  |

El comercio informal avanza sin control y mantiene tomadas muchas de las aceras y áreas peatonales cercanas a los mercados capitalinos; una situación que crea desorden e inseguridad, según algunos pobladores.

El ciudadano Joaquín Salvatierra dijo que ya es imposible caminar sobre los andenes o utilizar el área de espera de las bahías de buses en la calle este del mercado Iván Montenegro, sobre la pista Buenos Aires y La Sabana, porque está abarrotada de negocios.

Para Francisco Salgado Gutiérrez, que utiliza muletas porque le falta una pierna, entrar al mercado Oriental “es un dolor de cabeza” por la cantidad de obstáculos y aglomeración de gente en las calles aledañas. Sin embargo dijo que ya está acostumbrado al ambiente y comentó  que ha visto caer a otras personas que utilizan muletas.

En tanto, Felipe Mendieta, estudiante del Recinto Universitario Carlos Fonseca Amador, aseguró que no pueden pasar por la acera de la universidad porque algunos comerciantes instalaron tramos de madera para ofrecer todo tipo de mercadería. Por ello, demandó que esta situación sea atendida por la municipalidad.

Calle a tope

Otro de los mercados en expansión es el “Roberto Huembes”, donde la pista La Solidaridad ya fue tomada por los vendedores de sandía y verduras. Allí hasta microbuses que ofertan servicios de telefonía se instalan a cazar clientes.

“Nosotros nos metemos a la bulla aquí, no tenemos ningún problema con nadie, tampoco nadie se ha quejado por la pasada, la gente pasa tranquila.

Aquí estamos desde las 8 de la mañana hasta las 3 de la tarde”, argumentó José Manuel Raudes, vendedor móvil de celulares.

“Yo pago (a Commema) por estar en la acera que está a la orilla de mi casa. Allá, quellos negocios pagan US$7 por ocupar la bahía de buses”, aseguró Danelia Boniche, que está instalada cerca del mercado Iván Montenegro.

También el mercado Israel Lewites está en “crecimiento”, principalmente sobre la avenida Batahola y la pista Juan Pablo II. La parada de buses luce abarrotada de negocios, al igual que la entrada este del mercado.

El urbanista Romer Altamirano, profesor de la Facultad de Ciencia, Tecnología y Ambiente, señaló que cada mercado tiene su dinámica y crece acorde a eso.

“La municipalidad hizo esfuerzos para controlar el desarrollo, pero no ha podido y excede su capacidad. Por otra parte, aquí solo hay mercados de una planta, no existe el crecimiento vertical”, expresó el especialista.

El ingeniero comentó que otro problema es que no existe un plan de desarrollo de los mercados y que esa es una tarea pendiente de la Alcaldía de Managua, encargada del ordenamiento urbanístico capitalino.

El Nuevo Diario intentó consultar a los funcionarios de la Corporación Municipal de Mercados de Managua, pero se informó que estaban fuera de la oficina o en reunión.