•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

El espejo de agua de la laguna de Nejapa presenta una reducción del 30% de su área y en el manto sobresalen islotes que no son solo de sedimentos, sino también de basura como botellas plásticas, chinelas, metales, entre otros objetos.

Nejapa se ha convertido en una “chureca flotante” y su estado es crítico, afirmó el ambientalista Kamilo Lara.

“El gran problema que tenemos en la laguna es el impacto directo de los sedimentos y la cantidad de basura que drena por la pista Suburbana y barrios vecinos. Prácticamente superamos el problema de la Chureca en Acahualinca, pero Nejapa se nos está convirtiendo en una”, calificó Lara.

Asimismo, el ambientalista lamentó que las autoridades del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena) y los de la propia municipalidad hayan descuidado la reserva natural.

Reforestar no es suficiente
Año con año, la laguna de Nejapa ve pasar cientos de voluntarios que durante una jornada se dedican a la reforestación de la reserva natural que administra el Marena, y que ha sido víctima de las sequías y los arrastre de escorrentías que han ido soterrando su espejo de agua.

De acuerdo a Carlos Rivas, director del Instituto de Capacitación, Investigación y Desarrollo Ambiental, entre las razones por las cuales la laguna está en malas condiciones, pese al desarrollo de campañas orientadas a revitalizar el bosque,  está que son “esfuerzos aislados que  no han tenido el más mínimo resultado, sobre todo por los incendios que se producen año con año en la laguna. La laguna queda totalmente desprovista de vegetación en mayo. Se quema todo y es un acto constante todos los años”.

El especialista explicó que la laguna al quedar sin vegetación en los alrededores, con la llegada del invierno, las escorrentías que llegan desde los cauces de Nejapa y 7 Sur, y la pendiente de la misma laguna, facilitan que los desechos entren al cráter y se reduzca cada vez más el espejo de agua de la misma.

Malas prácticas y sequía
A esta problemática, Jaime Íncer, asesor presidencial para temas ambientales y presidente de la Fundación  Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible (Fundenic-SOS), sumó el mal invierno ocurrido el año pasado, que dejó el nivel de la laguna casi a ras.

Además, mencionó como perjudiciales prácticas como la tala indiscriminada, la extracción de leña y la caza de especies como garrobo y tortugas en la reserva natural.  

Aunque por ley esta reserva debería ser resguardada por el Marena y la Alcaldía de Managua, mediante la Dirección de Medio Ambiente y Urbanismo, Rivas aseguró que no existe siquiera un guardabosques que controle la entrada de cazadores y saqueadores al bosque.

Pasado podría repetirse
En marzo de 1993, la laguna de Nejapa se secó en su totalidad y fue hasta en 1994 cuando recuperó nuevamente su nivel. Un escenario similar, advirtieron algunos expertos, podría repetirse de mantenerse los niveles de contaminación y mal manejo de su cuenca.

“Podría volver a recuperar su espejo de agua con un invierno copioso, pero es difícil. Por ahora es bastante pequeño”, indicó Rivas.

Por su parte, el presidente de Fundenic-SOS consideró que a pesar de rellenarse con un invierno muy fuerte, “el problema es que el agua que puede acumularse ahí se consume entre tanto sedimentos. Mientras se siga echando tierra y agua sucia, la laguna se irá secando”, advirtió.