•  |
  •  |

El vecindario contiguo al Plantel Batahola, donde se ubica la Dirección de Infraestructura de la Alcaldía de Managua, se queja por las polvaredas que se levantan en el acopio de materiales de construcción que se instaló en el área, donde hasta hace unos cinco años, se extraía material selecto.

Erenia Gaitán, aseguró que la cantidad de polvo que produce el acopio de la municipalidad es tanta, que muchos de los habitantes desarrollan enfermedades respiratorias y de la piel.

“Uno limpia y en media hora está todo sucio. Esta gente vive trabajando y removiendo arena, tierra y piedrín, y de allí el viento hace que las casas se vean inundadas de tierra”, alega Gaitán mientras pasa el dedo sobre un estante donde que acumulaba una gruesa capa de polvo.

Comentó que desde que hace unos cinco años que cerraron la mina, comenzaron a llevar los materiales, y aunque su casa está a una cuadra del acopio, siempre resulta afectada.

Tania Cardoza, quien se dedica a la venta de tortillas, señala que debe tener todo bien tapado para evitar que el producto se contamine y, además, opta por regar su patio, pero cuando pasan los inspectores de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, le llaman la atención.

“Tengo una niña de un mes de nacida y la pobrecita ya se me enfermó de sus pulmones. Hemos ido a la Alcaldía para denunciar el problema y nos mandan a la Dirección de Medio Ambiente donde nadie da respuesta”, expuso.