•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Apenas el cemento se ha secado y los vendedores volvieron a tomarse el andén peatonal en la recién ampliada Carretera Vieja a León, específicamente frente a la gasolinera del cruce que divide la transitada vía en la salida de Managua.

Talleres mecánicos, rosquillas, quesos, frutas, de todo tipo de locales comerciales se ha instalado desde años atrás a las orillas de la salida noroeste de la capital para entrar a la vía de recién ampliada Carretera Vieja a León, que es el borde de la laguna de Nejapa, de donde los propietarios de locales dicen que no van a sacarlos.

Para José Otoniel Martínez, la obra está muy buena, pero el problema es ese punto, donde para caminar hay que salirse a la vía transitada.

“Se han tomado todo el andén y no se puede pasar. Eso puede ser peligroso”, indicó Martínez, quien transitaba por la zona.
Otro que consideró esto un problema fue Leonardo Quezada, opinó que la gente necesita trabajar, pero también es un problema para los peatones, pues no hay espacio.

“Por otra parte, aquí dejaron un espacio prácticamente solo para que los vehículos se detengan, porque antes la orilla estaba más salida y no era por los comerciantes sino porque el conductor del vehículo y sus acompañantes se detenían a comprar cosas. Eso obstruía la salida de otros vehículos en la mera vuelta, ahora el espacio es menor con la ampliación”, afirmó Quezada.

Mayra Molina, dijo que ahí no había mucho paso peatonal y se usa más de parqueo para los que se detienen a comprar, pero quien lo osa caminar por la orilla se expone a ser atropellado.

Uno de los obreros que todavía trabajan haciendo los andenes, destacó que con la ampliación se había retirado a los comerciantes aproximadamente dos metros, y el cemento no había terminado de secarse cuando los vendedores ya estaban nuevamente en el andén recién hecho.

Desde el punto de vista de los comerciantes, alegan que ellos tienen años que estar en la vuelta y algunos incluso viven en ese punto, tienen sus negocios y es su forma de sobrevivir.

Luis Drack, expresó que con las obras su negocio tuvo que retirarse casi un metro, pero considera que salieron ganando pues les dejaron una buena acera.

“Es un beneficio que se está haciendo y supuestamente ni se iban a hacer andenes ni cunetas, pero ahora si hay una acera y dejaron área de parqueo para que se orillen los carros frente a los negocios del empalme, para no afectar los carriles”, señaló Drack.