•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Uno de los proyectos de drenaje pluvial de Managua más importantes del año se desarrolla actualmente en el Distrito II, que pretende reducir las inundaciones en el hospital Carlos Roberto Huembes y en al menos dos barrios durante la temporada de invierno.

La obra incluso incorporará la ampliación de la superficie de rodamiento a dos carriles más, según el informe brindado por el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, ante el Concejo.  

María de los Ángeles Salgado, quien habita frente a las micropresas de drenaje del anexo del barrio Ayapal, comentó que en esa zona es “horrible” cuando llueve fuerte, pues la pila no es suficiente para retener las aguas.

“Aquí no se inunda tanto, pero cuatro casas abajo ya el agua llega a la rodilla y en una esquina el año pasado se hizo un hoyo, que hasta se fue un muchacho que se salvó porque quedó sobre una llanta”, expone la señora Salgado.

Por su parte la señora Katalina Ampié, del barrio Mirna Ugarte, expresó que las correntadas que se forman en época de lluvias inunda todo el barrio.

Juana María Carballo, también del mismo barrio, señaló que durante el invierno al menos cuatro cuadras quedan anegadas y toda el agua que baja del cerro Motastepe, del 7 Sur y de la Carretera Nueva a León confluyen en la zona aledaña al hospital.

Moreno explicó que los planes del proyecto y la solución técnica se vienen desarrollando desde hace años, pero ahora con el apoyo de fondos del Gobierno central se inicia el proyecto municipal.

Solución
“La afectación principal es la inundación recurrente del hospital Roberto Huembes. Por eso colocaríamos casi dos kilómetros de tuberías”, señaló el funcionario argumentando que para acabar con el problema se colocará tubería de drenaje en los distintos pozos de visita que se están diseñando, donde actualmente las aguas corren superficialmente.

“Se colocará una tubería de 72 pulgadas paralela al muro perimetral del hospital, que permitirá captar esa agua, para que subterráneamente salga por la Carretera Nueva a León, atravesará el parque Las Piedrecitas, la Carretera Sur y se depositará el agua en una vieja mina de hormigón abandonada. La obra inició hace una semana. Hemos comenzado la obra con inventario propio”, dijo el funcionario.

Si bien cuando inicien los trabajos de introducción de tubería sobre la Carretera Nueva a León y sobre la pista Panamericana, frente a Las Piedrecitas, representará un problema vial y se deberá hacer una vía alterna, la obra también contempla elementos de mejoría vial.

A la par de la instalación de tuberías, también se ampliará en al menos dos carriles la entrada de la Carretera Nueva a León, donde los conductores actualmente se quejan  por registrarse un congestionamiento de tránsito muy fuerte, en especial en las horas pico de la mañana y la tarde.

La tubería principal que se instalará irá a ocho metros de profundidad y 9.5 metro en la descarga final, con tuberías de 1.8 metros de diámetro, lo que dará un 20 por ciento de colchón si la precipitación es mayor de lo esperado.

El volumen de agua que se recoge en ese punto es de 5 mil metros cúbicos aportados por la microcuenca, lo cual en invierno se desborda sobre el hospital y crea la inundación.

20 mil vehículos transitan diariamente sobre la Carretera Nueva a León.

Ver infografía