•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

La falta de un estudio para la ubicación de las casetas de las nuevas paradas de buses hace que algunas de estas representen un obstáculo para conductores, transeúntes y comercios, a tal punto que por lo menos en tres sitios tuvieron que ser reubicadas.

Uno de los puntos afectados fue de la Universidad Politécnica de Nicaragua 2 cuadras al este, donde la caseta quedaba justo frente a tres negocios: Sport Bar Las Palmeras, Maderas del Mundo y Mundo Raíces, cuyos propietarios interpusieron la queja en la Alcaldía de Managua, instancia que detuvo las obras y reubicó la caseta.

Juan Andrés Bravo, propietario de Sport Bar, dijo que entre los tres comercios habían invertido C$50,000 en sus fachadas y embaldosar el parqueo, pero la caseta tapaba sus locales e impedía que la clientela con vehículo ingresara a sus negocios.

Ver infografía

Según los obreros, que ayer cerraban los huecos de las bases de la caseta, al menos tres de estas estructuras han tenido que reubicar. Entre ellas la que está frente a la iglesia Pío X, pues quedaba justo a la entrada.

Obstáculo y accidentes
En  un recorrido realizado por El Nuevo Diario, se pudo notar que algunas de estas construcciones representan inconvenientes como la obstrucción del paso peatonal, hasta obstrucción visual a negocios, parqueos y mala ubicación para las unidades de transporte.

Entre los puntos observados está el cruce de los semáforos del puente El Edén, hacia el este, donde la nueva parada queda a unos 15 metros del semáforo, prácticamente a 5 metros para el giro hacia el norte.

Para las rutas de buses 105, 111 y 103, cuyo trayecto les exige doblar hacia el sur, eso significa detenerse en la esquina norte a pocos metros del semáforo y los vehículos que vienen detrás no puedan hacer el giro. Los conductores consideran que esto podría causarles atrasos o accidentes.

Marcelo Contreras, usuario del transporte urbano, afirmó que en la zona de El Edén significa que los buses que giran hacia el sur, no van a detenerse para evitar contratiempos.

Otro punto problemático es el del puente Larreynaga 1 cuadra al norte, donde se construye la parada sobre uno de los canales abiertos para desagüe, que va hacia el cauce.

Parqueo bloqueado
En el caso de Bello Horizonte, de la rotonda dos y media cuadras al este, la parada recorre todo el frente de una casa y tapa por completo el parqueo. También resulta problemático que las obras se hagan al frente de comercios, tal como sucede en la calle principal de Bello Horizonte y de la rotonda Santo Domingo tres cuadras al este. En este último punto, se tapa la visibilidad de un negocio de vehículos.

El arquitecto Gerald Pentzke, de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), destacó que el Instituto Regulador del Transporte del Municipio de Managua (Irtramma), encargado de las regulaciones del transporte en la capital, primero debió hacer un estudio sobre la factibilidad de la ubicación de las casetas.

Señaló que por el tráfico vehicular y el aspecto urbanístico hay regulaciones para la ubicación, distribución y tamaño de las casetas de paradas de buses, para que no representen obstáculos.

“En lugares amplios como la Avenida Bolívar las nuevas paradas están bien, pero no se puede hacer en serie sin un estudio. Hay diseños igual de buenos y que no ocupan tanto espacio”, acotó el ingeniero Pentzke.

Los encargados de ejecutar las obras del proyecto aseguran que ellos no deciden dónde van las casetas y solo acatan las indicaciones del contratante. Oficialmente la Alcaldía de Managua asegura que trabaja en diseños de casetas más pequeñas.