•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Vine hecho paste porque me iban a amputar el dedo”, cuenta Rito José Siles Blanco, quien padece diabetes desde hace siete años y ahora, gracias a la fórmula y técnica quirúrgica no invasiva ideada por el doctor Jorge Salinas Andrade, no tendrá esa pérdida. 

Salinas Andrade, especialista en Medicina Interna, señaló que la amputación de una extremidad no mata, pero sí la depresión que puede generar esa pérdida en una persona, por lo que destacó la importancia del procedimiento que viene aplicando desde hace 20 años y pretende patentar para que llegue a más personas. 

EL MÉTODO

Siles Blanco, quien es exalcalde de Juigalpa, indicó que la úlcera en el dedo pulgar de su pie derecho apareció hace seis meses y  durante 27 días recibió tratamiento en una clínica privada, consistente en lavado quirúrgico y aplicación de antibióticos y de pomadas regenerativas de piel.

Sin embargo, nada de eso surtió efecto y los doctores le notificaron que la única alternativa era amputárselo. “Me deprimí y me preguntaba por qué a mí”, recordó. El doctor Salinas Andrade reconoce que en esos casos los protocolos internacionales mandan a amputar la extremidad, porque se corre el riesgo de una septicemia o infección generalizada. 

El especialista explicó que la fórmula, que creó y que aplica en la zona afectada todos los días que dure el tratamiento, es una sustancia revascularizante, es decir que restituye el tejido vascular dañado por uno nuevo, lo que permite que haya una mejor irrigación de sangre y, por tanto,  mayor oxigenación y llegada de nutrientes.