•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pendientes de llegar a un acuerdo los propietarios de dos inmuebles que serán afectados por el proyecto de obras complementarias de acceso al nuevo hospital Militar, en el barrio Jonathan González, con la Alcaldía, pero la obra sigue.

El proyecto se realiza en el Distrito I de la capital, donde se ha afectado directamente a unas 20 casas, pero solo cuatro serán totalmente retiradas. De estas, dos de los propietarios ya llegaron a acuerdos y se derrumbó la infraestructura de las viviendas, mientras tanto en espera está Salvador Ramírez. 

El problema de estas viviendas es que propiamente en medio de ellas pasará la tubería pluvial que se conectará a la red subterránea en la Avenida Bolívar, en el segmento que baja al sur del hospital Militar. 

Estas tuberías forman parte de la red  pluvial que desemboca en la micropresa Los Gauchos, que captan las aguas con sedimentos y basura, antes de llegar a la laguna de Tiscapa.

Ramírez  comentó que luego de haber platicado con el personal de la Dirección Legal de la Municipalidad, le expresaron que posteriormente se contactarían y tras casi dos meses de espera, finalmente este martes le solicitaron que llevara la documentación de su propiedad para un posible arreglo.

ESPERAN INDEMNIZACIÓN 

“Llevé el documento e igual que antes me dijeron que posteriormente me contactarían”, comentó el señor Ramírez.

Otra propiedad afectada es la de María Elizabeth Fonseca Flores, quien ya retiró parte de sus pertenencias, pero continúa en la vivienda. Uno de los obreros que labora en el  proyecto comentó que todavía están a la espera de la orden para entrar en la zona con la maquinaria.

PALA EN ACCIÓN 

Mientras tanto, ya se retiró el adoquín que va por la 24 calle suroeste del barrio Jonathan González, rompieron con pala mecánica y están en plena faena de introducción de 1,100 metros de tuberías de concreto.

A la par de las acciones de obras de drenaje también se desarrolla el proyecto “Mejoramiento integral de barrios Enrique Bermúdez y Golfo Pérsico, que comprende  la instalación de aguas sanitarias, agua potable y drenaje pluvial”.

Este proyecto de mejoras del drenaje capitalino, realizado con una contrapartida monetaria de la Alcaldía de Managua, es desarrollado en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como parte del programa de mejoramiento integral de cuatro barrios que históricamente han presentado dificultades en cuanto a drenaje, calles y electrificación.

El objetivo es reducir el cauce que en invierno baja de la zona sur y que inunda el barrio Jonathan González, el Enrique Bermúdez, la pista Benjamín Zeledón, que está frente al Price Smart y el hospital Militar en construcción. 

La obra financiada por cooperación externa también beneficia a los barrios Golfo Pérsico, donde se revestirán de concreto hidráulico sus principales vías. El financiamiento incluye al barrio Carlos Núñez, con el objetivo de superar las inundaciones que enfrentan estos barrios debido a la caída de agua desde el barrio Hialeah.