•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La señora Martha Moreno Ñamendez se muestra preocupada porque un cauce no revestido que colinda con su propiedad en el barrio Walter Ferreti, ha ido  carcomiendo las bases de la estructura. Dice que el año pasado sufrió los primeros daños y teme que ahora el impacto sea peor.

“Fue con el aguaje que botó el muro del barrio 18 de Mayo y también me botó parte de mi muro”, aseguró la señora Moreno, indicando que para su familia el cauce representa un grave peligro.

Comentó que hace unos cinco años cuando la Alcaldía de Managua invirtió en el revestimiento de una parte de la bajada del paso vehicular del cauce no hubo problemas, sino hasta el 16 de octubre de 2014, cuando se registró el aguacero que provocó la tragedia en el barrio 18 de Mayo. 

Mala señal

“La fuerza del agua cavó en la base de la caída, haciendo que se hagan remolinos y va rompiendo las paredes. El año pasado me botó parte del muro y tuve que gastar varios miles (de córdobas) para rehacerlo, pero temo que este año, con otra lluvia fuerte, suceda lo mismo”, dijo la afectada señalando que en la base de una parte de su pared se ha metido el agua con las primeras lluvias.

La señora Moreno, quien tiene aproximadamente siete años de habitar en el barrio, expresó que el problema lo ha notificado a las organizaciones de barrio y le aseguran que ellos han dado a conocer el problema a las autoridades municipales para que se le dé solución.

Tras el simulacro de terremoto desarrollado en el barrio por Defensa Civil y la Cruz Roja, el cual fue efectuado del centro de salud Julio Buitrago, cuatro cuadras al sur, 1 cuadra al oeste, hizo ver de la situación a dos representantes del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención a Desastres (SINAPRED), quienes tomaron nota de su caso.