•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por los próximos días el paso vehicular por la Carretera Nueva León, en el sector de Las Piedrecitas, permanecerá cerrado, informó el responsable de la dirección general de proyectos de la Alcaldía de Managua, Rodolfo Villachica.

Este viernes Villachica junto a las autoridades de la Dirección de la Policía de Tránsito, de la Policía del Distrito I y II, de Ciudad Sandino, representantes del hospital Carlos Roberto Huembes y del Ministerio del Transporte, acordaron que se utilizará rutas alternas, mientras se realiza la instalación de las tuberías pluviales que cruzarán la vía.

Los vehículos que ingresen a Managua deberán girar hacia el sur en la esquina del portón del parqueo del hospital, para seguir hasta el parque del barrio “Mirna Ugarte”, donde están los areneros, y luego girar hacia la izquierda para salir a la carretera sur.

En tanto, los vehículos que salen de Managua deberán tomar la ruta alterna habilitada a través del parque Las Piedrecitas, para luego salir hasta el retorno de la vía y tomar la carretera.

“Haremos un desvío a través del parque Las Piedrecitas para tratar de perjudicar lo menos posible el tráfico”, dijo Villachica asegurando que en estos momentos llevan un 55 por ciento de avance de la obra.

El comisionado Juan Valle Valle, jefe de la Brigada de Tránsito de Managua, explicó que tendrán agentes de tránsito para dar vía en las horas pico, y evitar congestionamientos, ya que las calles en el barrio “Mirna Ugarte” son muy angostas y en esa zona hay mucho flujo de rutas interurbanas y camiones de carga.

Por su parte Ariel Antonio Otero Tercero, en representación de las mototaxi y Donald Espinoza Ortiz, representante de los areneros, comentaron que llegaron a acuerdos con las autoridades para regular sus rutas mientras se realicen las obras.

Los trabajos
Señaló que hay una red de alcantarillado con tuberías de 72, 48, 36 y 24 pulgadas, por lo que se instalarán tragantes en todo el barrio “Mirna Ugarte” y en la parte trasera del hospital “Carlos Roberto Huembes”. El objetivo es evitar las inundaciones.

El oficial Octavio Saavedra, gerente de calidad de la División de Salud del hospital, que pertenece a la Policía Nacional, indicó que el año pasado el nivel de las aguas fue superior a un metro y las pérdidas en equipos por las lluvias fueron millonarias.

“El año pasado fue catastrófico y prácticamente estábamos nadando (en el hospital) y con este trabajo en dos semanas probablemente tendremos un drenaje total, para evitar que se vuelvan a dar estas inundaciones en cada invierno”, expresó Saavedra.

Agregó que ya han repuesto buena parte de los equipos dañados y con la mejora incluso van a resolver el problema de falta de espacio para estacionamiento.

El responsable de la Dirección General de Proyectos Municipales confirmó que retirarán el puente peatonal y que su reinstalación dependerá de un estudio de tráfico y paso peatonal.