•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unas cuatro mil personas cruzan diariamente los semáforos de la antigua Pepsi, la instalación de un puente peatonal aéreo ya resulta necesario en una zona donde por lo menos hay seis empresas.

Para Georgina Calero, que habita en la colonia Leonel Rugama, la rutina diaria es cruzar la Carretera Norte, para ir a trabajar en una de las empresas ubicadas en el barrio Las Torres. La acción parece sencilla, a no ser que se tome en cuenta que eso representa cruzar seis carriles en total: dos de la marginal y cuatro carriles, dos por cada sentido de la vía.

“A veces una se cruza una vía y luego la otra que son de un sentido, pero al llegar a la marginal se te puede olvidar que es de doble sentido, en tres años de cruzarme la norte dos veces me han asustado”, asegura la joven Calero.

El proyecto
Según el Plan de Inversión Anual de la Alcaldía de Managua, para este año se presupuestó la construcción de un puente peatonal aéreo, el cual estará ubicado propiamente frente a la parada de buses del antiguo local de la empresa embotelladora.

La justificación es que dado el alto volumen de tráfico que circula en ambos sentidos de la vía, se imposibilita un cruce seguro y rápido para los peatones, exponiéndose a ser atropellados en una carretera donde transita a diario un promedio de 8,955 vehículos, muchos de ellos son de carga. El proyecto consiste en la construcción de un puente peatonal aéreo de 40 metros lineales y estructura compuesta de acero inoxidable.

Francisco Mendieta es otro trabajador que señala que la Carretera Norte es de cuidado. “He visto cómo por imprudencia de la gente, un vehículo los ha terminado levantando por los aires. Por eso yo cruzo con mucho cuidado”, dijo Mendieta comentando que la instalación de un puente peatonal resultaría muy útil.

¿Inversión innecesaria?
Por otro lado, Justino Monserrat indicó que pronto estarán los semáforos inteligentes y habrá más seguridad para el cruce peatonal, por lo tanto no le mira mucho sentido a la inversión porque también hay mucha gente haragana y prefieren sortear el tráfico vehicular que subir escaleras.

En el caso de Magaly Romero, ella considera que la mayoría de los puentes peatonales resulta un riesgo, principalmente por la delincuencia de la zona.

“Está buena la idea, pero prefiero cruzar la calle. Me pasó en Metrocentro --que cuando subí-- un tipo en la escalera me robó el celular”, recuerda  Romero.

4,300 PERSONAS  cruzan la carretera Panamericana para ir a sus labores en Las Torres.