•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Son las cuatro de la mañana y comienza el “éxodo” en Ciudad Belén. Con 10,000 moradores, esta ciudadela, ubicada en la parte trasera del aeropuerto Augusto C. Sandino, solo es cubierta por una ruta que no da abasto para el movimiento de obreros, comerciantes y estudiantes.

El transporte es el problema más sentido en Ciudad Belén, ciudadela ubicada en el Distrito VI, cuyos pobladores recibieron las casas en compensación por desalojar las zonas vulnerables a inundaciones y posibles terremotos de la capital.

“Es un dolor de cabeza transportarme de aquí a mi centro de trabajo en el mercado Oriental, donde tengo mi tramo”, alegó Fernando Moraga, quien vivió en el barrio Rubén Darío, desde donde podía irse a pie a su lugar de trabajo. Ahora el viaje le toma poco más de una hora.

“El problema no es tanto el tiempo, lo principal es que las unidades no dan abasto para la cantidad de personas que viven aquí”, comentó Moraga.

En tanto la jovencita Adriana Meléndez, que estudia segundo año de secundaria, tiene que pagar a las caponeras para llegar a su colegio en Sabana Grande. Dice que esperar una ruta es un riesgo pues no está segura de si podrá alcanzar.

“El colegio nos queda largo. Son C$10 por viaje, eso son C$20 al día o C$100 a la semana solo en pasaje, y no nos queda nada para comprar algo en el colegio”, expuso Meléndez. Asimismo, agregó que a veces por falta de dinero les toca ir y venir a pie a lo largo de la polvosa carretera.

Jin Antonio Noguera Cruz, quien trabaja como guarda de seguridad en una empresa ubicada en el Zumen, también se queja de las limitaciones del transporte.  

“La mañana es lo peor, por eso me levanto a las 4:00 de la mañana para estar listo cuando pase el primer bus de la ruta 163 que me lleva al mercado Roberto Huembes y de ahí tomo cualquiera de las rutas que van al Zumen. En la tarde, me puedo ir a eso de las 3:00 de la tarde y llego holgadamente antes de las 5:00 p.m.”, expresó Noguera.

Noguera señaló que cuando se trasladaron a Ciudad Belén, el bus de la ruta a Sabana Grande entraba hasta la urbanización, pero los habitantes de ese poblado se quejaron porque la ruta iba tan llena que no se detenía. Dos rutas pidieron permiso para entrar a la urbanización, pero no se lo permitieron.

Colegio aliviará
Espera que pronto inauguren el nuevo colegio que está dentro de Ciudad Belén para que niños y niñas de secundaria no tengan que ir tan largo, se reduzca la cantidad de usuarios de la ruta y los padres puedan darles algo para que coman en el colegio.

Noguera comentó que con el inicio del período lectivo, el Gobierno dispuso rutas para llevarlos a todos; sin embargo, cuando habilitaron un centro escolar de primaria temporal, el transporte se terminó y los estudiantes de secundaria tuvieron que trasladarse por sus propios medios.

Trabajadores del centro de estudio en construcción dijeron que falta poco para entregar la obra, pues ya se instaló el piso y trabajan en la instalación del cielo raso. Las paredes ya fueron pintadas y faltan algunas conexiones para que funcione el servicio de agua potable.