•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cinco de cada diez estudiantes han padecido problemas renales, revela un estudio realizado en la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC) que sirvió como base a un grupo de estudiantes para formular una iniciativa que motiva a reemplazar las bebidas carbonatadas por agua.
Adrián Uriarte Bermúdez, director de la Escuela de Comunicación de UCC, señaló que muchas de las enfermedades renales están vinculadas a la falta de consumo de agua y el exceso de bebidas carbonatadas, por lo tanto los estudiantes de la carrera de Comunicación Empresarial y Relaciones Públicas crearon la campaña “Tengo sed de ti… tómame”.

El universitario José Morales, manifestó que la primera fase de la campaña arrancó el 22 de marzo --Día Mundial del Agua-- y ahora buscan trasladar la experiencia universitaria a toda la capital. La iniciativa se desarrollará durante 6 meses.

Riesgos
Indicó que los efectos negativos producto de los malos hábitos en cuanto al consumo de agua se muestran con el tiempo, generalmente en problemas renales crónicos.

Víctor Manuel Pérez, también de la UCC, explicó que parte de la campaña será una caminata para crear conciencia de la necesidad del consumo de agua, pero lo principal serán dos foros y conversatorios en los centros de secundaria. Visitarán un colegio público y otro privado por cada distrito.

Joseline Dávila e Hilary Escobar, también estudiantes de UCC, comentaron que  la cantidad de agua necesaria varía de acuerdo a la edad, actividad y otros factores, un adulto al menos debe consumir diariamente entre 1.5 y 3 litros de agua.

Agua de calidad
La expresidenta ejecutiva de Enacal, Ruth Selma Herrera, afirmó que mediante pruebas aleatorias se comprobó que en Managua el agua potable tiene un 95 por ciento en el rango de seguridad, lo cual consideró un importante avance en el tema.

No obstante, agregó que hay muchas personas que no se percatan en elementos que pueden alterar la calidad del agua que ingieren.

Ejemplificó que cuando el agua es llevada por cisterna, el tanque puede llevar virus, al igual que los recipientes en que se almacena el líquido. Recomendó clorar o hervir cuando el recurso no se recibe de una fuente segura.